La familia municipal recibió el apoyo comunitario y se mostró más unida que nunca

El apoyo a la medida de fuerza crece fuertemente entre los propios trabajadores y vastos sectores de la comunidad adhirieron y marcharon junto a los municipales y sus familias. Los mensajes plantearon claramente que no hay marcha atrás en los pedidos y que la plaza seguirá ocupada hasta que se llegue a un acuerdo. Duras críticas al intendente ausente y a toda la administración moccerista. "El problema no es ni económico ni financiero, lo que hace falta es una decisión política", enfatizó el máximo dirigente de los municipales bonaerenses.
Una contundente muestra de apoyo recibió el jueves la comisión directiva del Sindicato de Trabajadores Municipales con la masiva participación de trabajadores, sindicatos de la zona, representantes de partidos políticos, productores autoconvocados y público en general de la más masiva marcha de protesta que ha logrado organizar durante el conflicto que enfrenta a los trabajadores con el Ejecutivo municipal en el reclamo por una recomposición salarial para sus representados.

Pero además, los trabajadores recibieron el más esperado de los respaldos, ya que la enorme bandera nacional que cosieron las mujeres municipales en la carpa mayor de la plaza fue portada por los hijos y nietos de los trabajadores, haciendo visible una realidad que se vislumbra y que es la total unidad de la familia municipal.

No es menos destacable la adhesión que sumaron decenas de trabajadores al paso de la columna por las calles céntricas, ya que a diferencia de otras oportunidades, en esta marcha fueron muchos los que salieron hasta la puerta de los comercios para saludar a la caravana y expresar su acompañamiento, hecho por demás notable cuando la columna pasó frente a los bancos Santander Río, Nación y Provincia y frente al cuartel de los Bomberos Voluntarios.

La manifestación por las calles se inició puntualmente a la hora pactada y fue notable el incremento de participantes, ya que fue evidente que ha crecido sustancialmente la cantidad de empleados municipales que participan de las marchas y también se nota que muchos sectores de la comunidad han decidido apoyar en los hechos a la protesta de los trabajadores.

En primera fila se los vio avanzar junto a los manifestantes, a los diputados Hugo Bilbao y Rubén ?Cholo? García, este último secretario general de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses, a otros representantes sindicales de la región, a los concejales Héctor Dalmau, de justicialismo y Carolina Radice, de la Unión Cívica Radical, todos mezclados con niños y niñas que portaban la bandera y corrían traviesamente detrás de los trabajadores que iniciaban el paso de la manifestación tocando bombos y redoblantes

También se hicieron presentes acompañando la marcha, pero detrás de la gran bandera, representantes de otros partidos como la Coalición Cívica, Unión Pro, el socialismo y manifestantes de otros sindicatos, como lucifuercistas, papeleros, gráficos y bancarios, entre otros.

Un lugar importante ocuparon también los sindicatos municipales de la zona, generalmente representados por pequeñas delegaciones de dos o tres personas, habiendo llegado hasta Coronel Suárez representaciones de Tres Arroyos. Olavarría, Bahía Blanca, Pigüé, Salliqueló, Gonzáles Cháves, Carmen de Patagones, Luz y Fuerza, Papeleros. Cerrando la marcha, junto a otro importante grupo de municipales, se observó a personas vinculadas con la producción agropecuaria, especialmente productores autoconvocados.

Por otra parte, manifestaron su adhesión con sendas notas Empleados de Comercio, Uticra, Gráficos, Soeme, Sichoca, Uatre, Asociación Bancaria, Ferroviarios, Smata, Upcn y Federación Educadores Bonaerenses.

Culminada la marcha, que recorrió el mismo circuito que en anteriores oportunidades y haciendo una parada larga y ruidosa frente al Edificio Concentrador de calle Rivadavia, los manifestantes se ubicaron frente a un palco improvisado sobre un carro en la avenida de las Américas, en el interior de la Plaza San Martín, frente al cual se ubicaron los manifestantes para escuchar la palabra de los dirigentes gremiales.

Los motivos del paro

Luego de la presentación realizada por la secretaria adjunta del STM, María José Lacoste, se dirigió a los presentes Rubén Allende, principal dirigente del gremio de los municipales, quien en primera instancia, recordó con forma de reclamo, los motivos por los cuales los trabajadores estaban en la plaza desde hace 24 días.

"¿Por qué llegamos acá y por qué no nos tenemos que ir de acá hasta que no tengamos el 30%?", planteó el dirigente, sosteniendo que "llegamos acá porque venimos de una paritaria fallida en octubre del año pasado y no es que venimos de desencuentro en desencuentro sino de desplante en desplante y de provocación en provocación".

Recordó que "hoy llegamos a la Plaza después de cuatro marchas generales y de muchas marchas diarias alrededor del edificio municipal, cada día a las 11:00 de la mañana; hoy es el día vigésimo cuarto de paro, hay 24 carpas en esta plaza y ni aún así logramos despertar la sensibilidad de nuestro gobierno".

"Ellos, los funcionarios, están en la Municipalidad por voluntad propia, nadie los obligó a asumir un cargo, ellos se presentaron y la gente los eligió para que cumplan su función al servicio de toda la comunidad, pero se muestran insensibles al reclamo de los trabajadores que le dan la posibilidad de hacer grande a su gobierno", sentenció Allende.

A continuación realizó un reconocimiento expreso de la tarea que realizan los trabajadores señalando que "ellos se vanaglorian diciendo que tienen un municipio modelo, pero ese modelo lo construyen los trabajadores, si los trabajadores no sostuvieron los servicios que se brindan a la comunidad, si no se atendiese a la embarazada, si no se le hiciesen los controles y la vacunación a los recién nacidos, si los inspectores no cuidasen el tránsito para que a nuestros chicos no les pase nada, si los albañiles no arreglasen las veredas, si Vialidad no arreglase los caminos, el corralón, que controla todos los servicios públicos, el cuidado de los espacios verdes, los administrativos, los contadores, los maestros mayores de obra, los psicólogos, las enfermeras, los médicos, todo un personal que acompaña a la comunidad, aún hasta en el último momento, porque en todos los momentos de la vida de los suarenses hay un municipal prestando un servicio para asegurarle una buena calidad de vida, y es por eso que los vecinos nos acompañan".

No tienen ni cinco de sensibilidad

Allende cargó las tintas sobre las actitudes del Ejecutivo municipal y aseguró que "quienes nos gobiernan no tienen ni cinco de sensibilidad ni para los trabajadores ni para el conjunto de la comunidad", señalando con énfasis que "seguramente el intendente estará tirado en una reposera, descansando en una playa de las Bahamas (largos y sostenidos abucheos y silbidos) mientras los municipales estamos en la plaza haciendo el aguante, no estamos de vacaciones, porque es mucho más cansador estar luchando, manteniendo las carpas, quedándose a la noche, pasando frío y engripándose que trabajando".

"Esta protesta que hacemos acá es solamente para recuperar nuestro salario, ni siquiera es para un aumento, lo queremos recuperar porque no se puede vivir así, hoy cualquier familia debería ganar 3.000 pesos para vivir dignamente mientras nosotros sólo pedimos un 30% de recomposición a un magro básico de 775 pesos", indicó el dirigente mientras fuertes aplausos y sostenidos repiqueteos de los bombos saludaban sus palabras.

Continúa resaltando el dirigente que "aún así los funcionarios no tienen espíritu de servicio, solidaridad ni sensibilidad para con los trabajadores municipales; lo único que tenemos es provocación tras provocación, en el Hospital el secretario de Salud (Rogelio Urízar) nos sigue provocando al no querer atender a los compañeros municipales ni a sus familiares porque están en huelga, pero no todos son así, en Huanguelén el director del Hospital, Ricardo Lampón, no pasó el listado de los compañeros adheridos a la huelga porque dijo que iba a respetar los derechos de los trabajadores y por eso esos compañeros no tuvieron ningún descuento en sus salarios", afirmación que mereció el reconocimiento de los empleados hacia la actitud del funcionario.

Allende también hizo referencia a la reunión previa, en la que el intendente interino hizo una oferta al Sindicato que fue radicalmente rechazada por los asambleístas.

"Hoy nos han hecho otra provocación más, nos dicen que nos van a dar un 15%, pero la oferta significa que nos van a cortar los 120 que estamos cobrando para incorporar $ 150 al básico, es otra tomada de pelo, es otro desplante", dijo, asegurando que "no vamos a entrar en las provocaciones, vamos a seguir adelante para recuperar los días descontados, que se nos respete el derecho constitucional de huelga y vamos a seguir reclamando el 30%".

Allende anticipó que el Sindicato seguramente iniciará acciones legales contra el municipio, ya que al percibirse solamente una parte del salario, algunos trabajadores deberán enfrentar situaciones conflictivas con los prestadores de algunos servicios al no poder afrontar en término las obligaciones.

Ya finalizando sus palabras Rubén Allende se lamentó de que "en lugar de poner paños fríos y tratar de solucionar el conflicto cada vez lo agravan más, ahora nos ponen por delante un nuevo aumento de tasas y nosotros no tenemos nada que ver ni con el Concejo Deliberante ni con la rendición de cuentas, nosotros sólo estamos en una negociación colectiva para recuperar nuestro salario".

"Que no nos vengan a nosotros con los números, ellos tuvieron más de un año para negociar y no hicieron nada, nosotros seguimos firmes nuestro reclamo y la plaza es nuestra hasta que aparezca el 30%", culminó expresando entre fervorosos aplausos el secretario general de los municipales suarenses.

Comentá la nota