Falú evalúa volver, pero sin pensar en candidaturas.

Conversaciones con Carrió y con radicales.
José Ricardo Falú evalúa si seguirá ejerciendo libremente la abogacía o si volverá a la política para converger en el espacio nacional por el que bregan la Coalición Cívica (la encabeza Elisa Carrió), el radicalismo y el socialismo. “Eventualmente, podré adherirme, porque hay personas que han tenido una conducta intachable, y explorar si aquí se logra reproducir algo similar. Pero está fuera de mis planes cualquier candidatura”, suele repetir a los más próximos.

Falú no declina de sus convicciones peronistas, movimiento por el que ocupó numerosos cargos en el orden provincial y nacional. “Hemos descendido a una etapa preideológica, porque la crisis es fundamentalmente moral. El PJ, en el ámbito nacional y en Tucumán, no da ningún signo de advertir la necesidad de que se dé el ejemplo y de que se respeten las instituciones, que son las que garantizan el crecimiento de una sociedad. Por el contrario, sus dirigentes sólo tratan de apoderarse de todas ellas con fines personales”, subraya.

Populismo autoritario

El panorama institucional, según Falú, es sombrío. “El poder concebido para ejercer de contralor por antonomasia, la Legislatura, está pulverizado por una obediencia ciega al Ejecutivo. Y a la Justicia, en tanto máxima exponente del equilibrio que debe primar en una república, la están buscando someter por todas las vías posibles. Esto no puede ser peronismo, sino populismo personalista o autoritario, como máximo”, argumenta.

En la lectura del ex diputado, los municipios y los entes de contralor mejoraron su estatus jurídico, pero empeoraron en la realidad por su dependencia del Poder Ejecutivo. “Los primeros, lejos de hacer ejercicio de la autonomía que se les reconoció, nunca manifestaron mayor vasallaje. Democracia se ha vuelto una palabra etérea, porque a la hora del sagrado libre voto, al ciudadano se lo hace claudicar a través de bolsones, prebendas y dinero. Lo peor es que pronto la gente ni siquiera verá el pavimento y los focos, que es lo único que le pusieron a partir de un manejo de $ 40.000 millones”, resalta.

El posible regreso de Falú a la política trascendió Tucumán. Ayer el diario La Nación, que lo califica como “el primer rebelde del kirchnerismo”, conjeturó con su vuelta.

Comentá la nota