"Faltó muy poquito".

Con los resultados de Rosario en la mano, el intendente Miguel Lifschitz pudo ratificar ayer que el Frente Progresista ganó por 16,5 puntos en la ciudad.
"Para nosotros fue una muy buena elección, volvimos a ganar en todas las seccionales de la ciudad", indicó Lifschitz, quien consideró que el comportamiento del electorado rosarino estuvo "dentro de las expectativas". Y si bien destacó que hicieron una "muy buena elección" en toda la provincia, también admitió: "Nos hubiera gustado ganar, y para eso faltó muy poquito. Es muy difícil saber si se hubieran podido obtener en Rosario, o con un resultado por menos diferencia en la ciudad de Santa Fe". También evitó anotarse como candidato a gobernador, al considerar que "hacer pronósticos y anticiparse es muy difícil". Pero sí aventuró que la candidatura presidencial de Hermes Binner se mantiene en pie: "Sigue siendo el dirigente de centroizquierda más importante del país".

Lifschitz apuntó a lo imprevisible de los escenarios políticos nacionales: "Si hace un año, alguien me hubiera dicho que se iban a dar estas situaciones, que (Néstor) Kirchner iba a ser candidato, que iba a perder... A nadie se le hubiera cruzado por la cabeza. Así que no se puede pensar en 2011. Hoy el Frente Progresista tiene varios nombres, ese es un gran capital, que no sé si lo tiene el justicialismo".

Con los números en la mano, y pasado el trago amargo de la derrota, Lifschitz consideró que "la elección provincial fue muy buena. Un mes atrás estábamos entre 15 y 20 puntos abajo de Reutemann, con un candidato que contaba con el respaldo de grandes medios y grupos económicos".

Sobre la gobernabilidad de Binner, Lifschitz se animó a aventurar que no habrá dificultades. "Primero, porque la elección fue muy pareja, pordría haber estado para cualquiera, hay una gran paridad. Además, el gobierno de Hermes está muy sólido en cuanto a la gestión", opinó. Sin embargo, Lifschitz reconoció que durante el primer año y medio de gestión la relación con el Senado "fue difícil y no creo que eso cambie. Si hubiéramos ganado se nos allanaba el camino, pero los socialistas estamos acostumbrados a manejarnos con legislaturas o concejos desfavorables".

Lifschitz tampoco consideró que se haya terminado el proyecto presidencial del gobernador. "Reutemann y Binner representan dos proyectos políticos absolutamente distintos. Reutemann será o no candidato a presidente, lo tendrá que decidir él y su entorno, pero no tengo ninguna duda de que Binner es hoy la figura más importante de la centroizquierda en todo el país, y el resultado electoral no lo ha afectado en lo absoluto porque no era candidato, así que sigue en pie".

-Pero él se jugó el pellejo en estas elecciones -acotó Rosario/12.

-Se jugó y la verdad es que logró un gran resultado, porque remontó una diferencia de 15 o 20 puntos en un mes y medio, y logró un resultado muy parejo. Su proyección es muy importante.

Lifschitz descartó que el resultado provincial adverso pueda influir en las primarias del próximo domingo. "Creo que la gente distingue bien las distintas elecciones y los escenarios. Y Reutemann tampoco tiene una candidatura que se lo vincule directamente por lo menos en Rosario", consideró.

De hecho, el intendente subrayó que el resultado del domingo pasado en Rosario fue "muy bueno, teniendo en cuenta que era una elección con dos candidatos del peronismo, que cada uno aportaba lo suyo desde distintos lugares, y con la candidatura de Carlos del Frade, que hizo una elección interesante con 5 puntos", dijo Lifschitz.

La diferencia que obtuvo el socialismo en Rosario quedó licuada el domingo a la noche, porque los cómputos del escrutinio provisorio no discriminaron entre la ciudad y el departamento. Así, para senador, Rubén Giustiniani obtuvo más de 231 mil votos, lo que representa un 44,6 por ciento de los votos; mientras Santa Fe Federal superó los 145 mil votos, con un 28,1 por ciento. La tercera fuerza fue el Frente para la Victoria, que superó los 46 mil votos (8,9 por ciento) y Proyecto Sur, obtuvo más de 24 mil sufragios, un 4,7 por ciento.

Comentá la nota