Faltarán cosechadoras mecánicas para levantar la producción de algodón

Si las condiciones del clima son favorables, en el domo central agrícola faltarán cosechadoras mecánicas para levantar la producción de algodón, ya que --según datos oficiales-- de las 8.000 hectáreas sembradas en la anterior campaña, para este año se aumentó el triple: serán 25.000 hectáreas en todo el departamento Comandante Fernández.
De esas 25.000 hectáreas, 18.000 "fueron sembradas con la técnica de surco estrecho, es decir que el 70% de la siembra ha sido bajo este sistema", señaló en visita a NORTE el ingeniero Dante Frank, fabricante de cosechadoras mecánicas y de adaptaciones con cabezales a otras máquinas, como las John Deere, que comercializa en Sáenz Peña la firma Andrés Parra.

"La capacidad de cosecha mecánica disponible sólo es suficiente para unas 6.000 hectáreas, en buenas condiciones climáticas", indicó, a lo que agregó el agravante de la escasez de mano de obra para la cosecha manual, atribuida en parte al lanzamiento de planes sociales, según la opinión del técnico.

Frank dijo que en Tres Isletas se sembró un total de 10.300 hectáreas de algodón, de las cuales 6.500 fueron mediante el sistema de surco estrecho. "Pero sólo hay dos máquinas para esa zona, que hacen un promedio de 800 hectáreas por campaña", ilustró.

Mayores rindes

Los rendimientos de la campaña anterior fueron de 1,5 tonelada por hectárea; pero ahora estiman que aumentará de manera considerable. Y, lógicamente, en los lotes sembrados a surco estrecho que estiman 3.500 kilos por hectárea.

En todos los casos, se observa una alta participación del sector privado en el financiamiento a los productores y existen expectativas distintas en torno de esta nueva campaña algodonera.

Las lluvias benéficas

El optimismo se acrecentó a partir de últimas lluvias registradas en el domo central y a nivel país. Algunas provincias --entre las que se destacan Chaco y Santa Fe-- han aumentado el área de siembra; mientras que otras --como Santiago del Estero y Formosa-- disminuyeron su espacio para el desarrollo del cultivo blanco. El departamento Comandante Fernández aportará unas 25 mil hectáreas sembradas con algodón. Juan Kisiel atribuyó el aumento de la superficie de siembra a la resistencia del cultivo ante los problemas climáticos y las mejoras en materia de precios nacionales e internacionales.

A través de la Fiduciaria del Norte, el gobierno provincial dispuso un incentivo para la siembra con un aporte de 32 millones de pesos, correspondientes al fondo compensador algodonero, y destinado a pequeños y medianos productores que cuenten con 10 a 100 hectáreas.

Kisiel, gerente de la cooperativa Sáenz Peña Limitada, indicó que "de esta forma se permitirá ampliar la cantidad de hectáreas sembradas y además se promoverán innovaciones con tecnología en el sistema de siembra de surco estrecho".

El rol de los organismos crediticios

El cooperativista Señaló que, mediante la operatoria en la que le productor debía entregar el algodón en bruto, como una compra anticipada a través de la Fiduciaria, al precio de 1.155 pesos más IVA por tonelada, dividida en dos etapas, la primera de 170 pesos, para la compra de combustible y la segunda etapa de 85 pesos por tonelada, para la adquisición de trampas antipicudo y pago del seguro multirriesgo. "Fue beneficiosa para el productor, porque pudo sembrar; pero como consecuencia de la sequía y los bajos precios no tuvo el porcentaje de la devolución esperada por el gobierno", aseguró.

Insistió en que "se observaría positivamente si esta modalidad de crédito continuara y se estableciera un sistema de control por subcomisiones de emergencia agropecuaria en el período de otorgamiento, para optimar la utilización de estos fondos, profundizar el control de los períodos de cosecha y asegurar así su devolución".

Comentá la nota