La falta de profesionales profundiza la crisis sanitaria

Esta problemática recrudeció en los últimos años debido a la falta de insumos, de infraestructura y de personal. Para el director del Hospital Municipal de Wilde, Daniel Colletta, esta última falencia “pone al sistema médico al borde del colapso”. “Hay una crisis sanitaria que se va a agravar mucho si no se toman decisiones serias e inmediatas, sobre todo en el área de recursos humanos”, sentenció el profesional.

Acudir a un hospital público por estos días provoca grandes dolores de cabeza porque no hay profesionales, faltan los materiales indispensables para trabajar o simplemente no hay médicos. La crisis sanitaria se incrementó durante los últimos años y la preocupación de quienes están a cargo de los hospitales insisten en la necesidad de un cambio urgente en el rumbo en las políticas sanitarias.

Daniel Colletta es el director del Hospital de Wilde y explicó que además de la falta de insumos y de infraestructura, lo que hoy pasa que es no hay personal para cubrir la demanda de la gente que acude a los hospitales, y justamente se trata de personas que no tiene la posibilidad de acceder a una obra social privada, motivo por el que muchas veces no encuentran respuesta a sus problemas de salud.

La falta de nombramientos por parte del Ministerio de Salud, sumado al éxodo del personal al sector privado y a las obras sociales genera “un problema grave que pone al sistema médico al borde del colapso, porque la demanda que en este momento es muy grande, va en incremento”, comentó Colletta.

Esto desemboca en que muchos servicios de los hospitales públicos permanezcan cerrados a causa de la falta de personal para atender a los pacientes. “Hay una crisis sanitaria que se va a agravar mucho si no se toman decisiones serias e inmediatas sobre todo en el área de recursos humanos”, advirtió el profesional.

Muchos de los empleados incluso trabajan en malas condiciones, motivo por el que muchas veces no queda otra solución que implementar medidas de fuerza. En ese sentido, Colletta comentó que uno de los grandes problemas que existen en este momento tanto en Avellaneda como en el resto de los hospitales de la provincia de Buenos Aires con los continuos paros.

“Hay dos gremios en los que es imposible utilizar el paro como método de protesta, que son los docentes y los profesionales de la salud, porque existen otros medios para protestar. Los paros en la salud sólo perjudican a la gente más necesitada que no tiene ni obra social ni dinero para una prepaga”, sostuvo el director del Hospital de Avellaneda, dejando en claro su postura sobre las huelgas.

Y agregó: “Cuando hay un paro te dicen que es por los salarios bajos, por los insumos que faltan en el hospital y por las reformas edilicias, sin embargo una vez que se arreglan los sueldos, no se hace paro por los insumos y por las reformas. Es el mismo caso que el de los docentes que dicen que protestan porque no tienen materiales y porque la calidad de comida que se le brinda a los chicos es cada vez de menor calidad, y sin embargo, cuando se arregla el sueldo los demás problemas ya no importan”.

“Eso es hipocresía pura, es tratar de tomar de rehén a la población que no tiene más posibilidades que concurrir al hospital y la escuela pública. Los pedidos de aumento de salario son justos, pero ambos gremios deben ser más creativos a la hora de protestar”, opinó.

Comentá la nota