La falta de gas posterga la inauguración

La falta del servicio de gas y la terminación de una serie de obras complementarias están motivando que continúe postergada la inauguración de la Unidad Nº 49 (Alcaidía) construida por el Gobierno bonaerense junto a la Unidad Penitenciaria 13, en inmediaciones de las rutas provincial 65 y nacional 188. El prefecto mayor Miguel Rebollo, jefe de la dependencia, puntualizó que continúa sin habilitación el servicio de gas natural, aunque la red llega a las puertas de la Unidad, como así también restan las inspecciones de una serie de obras complementarias que debieron ejecutarse para corregir deficiencias en la construcción en algunos sectores.
De todas maneras, indicó que el personal incorporado continúa con la capacitación correspondiente.

Rebollo admitió que “no hay fecha oficial aún para la habilitación”. La capacidad de alojamiento será de 424 internos, de los cuales 360 serán varones y 64, mujeres. Está preparada para funcionar con más de 300 empleados. El predio cuenta con 14 garitas de custodia.

Desde lo arquitectónico la construcción mostró varias deficiencias, como la caída e revestimiento de azulejos y la filtración de agua por los techos.

En el Servicio Penitenciario Bonaerense la Alcaidía asignada a Junín figura como “Unidad 49”, dentro del cronograma de penales correccionales que de él dependen. Dentro del penal se llevará a cabo la alimentación y el cuidado preventivo o de emergencia de la salud del interno. En cuanto a las actividades de rehabilitación, también desarrollarán trabajos en distintos talleres.

Levantar ese complejo representó una inversión por parte de la Provincia de unos 24 millones y medio de pesos.

El establecimiento está asentado sobre un predio cedido especialmente por el municipio a la Provincia. Originariamente, esta obra estaba apuntada a descomprimir la población en las comisarías locales y dependencias de la zona, albergando detenidos sin condena del Departamento Judicial de Junín y departamentos vecinos, como Pergamino y San Nicolás, evitándose con ello el alojamiento de reclusos del Conurbano bonaerense.

Comentá la nota