Por falta de pago de alquileres, desalojan espacios de Salud

ZAPALA (AZ).- La crisis que afecta a todo el sistema de Salud Pública de la provincia se hace sentir con mucha fuerza en esta ciudad. La virtual cesación de pagos en los alquileres por parte del gobierno generó el desalojo de un inmueble que era ocupado por la cooperadora del hospital zapalino en conjunto con numerosas organizaciones de ayuda a diferentes afecciones.
La sala sanitaria del barrio CGT podría correr la misma suerte en las próximas semanas si no llegan fondos ya que el propietario envió el telegrama de desalojo. Por su parte, fuentes oficiales confirmaron que tampoco se pagan los alquileres de las viviendas que ocupan los profesionales que prestan servicios en el nosocomio zapalino, principal centro de referencia del interior neuquino.

"Tuvimos que desalojar la casa que estábamos ocupando desde hace tiempo en la calle Mitre porque la provincia no cumplió con el envío del subsidio de 1.000 pesos mensuales para hacer frente al alquiler" confirmó Noemí Ockier, presidenta de la cooperadora.

La decisión dejó sin espacio físico para trabajar a por lo menos una decena de grupos de ayuda para el tratamiento de enfermedades como el alcoholismo, la obesidad y la parálisis cerebral.

"Es un hecho muy grave porque si bien nosotros conseguimos una casa prestada en la calle Chiclana, frente al Tiro Federal, donde seguiremos llevando adelante nuestra tarea, el resto de los grupos quedó a la deriva a pesar de que cumplen una función social sumamente importante" añadió.

La preocupación actualmente está centrada en la suerte que correrá la salita de Salud del barrio CGT, creada a partir de la gestión de la cooperadora, frente a la falta de pago en el alquiler.

"Ya enviaron el telegrama de desalojo pero esperamos que el gobierno nos escuche y pueda resolver este tema ya que ese centro de salud atiende a numerosos vecinos de la zona" afirmó.

El grupo de mujeres que compone la Cooperadora del hospital de esta ciudad lleva adelante un trabajo solidario que no conoce de vacaciones. El esfuerzo se traduce en acciones concretas que benefician a los pacientes que menos tienen en un contexto de crisis que golpea con una fuerza inusitada.

Durante todo el año realizan acciones como el reparto de ropa donada por los vecinos y la entrega de elementos médicos al nosocomio.

Comentá la nota