Por la falta de monedas, ya hay colectivos con tarjeta magnética

Son de entre $ 5 y $ 20 y se venden en las cabeceras y paradas estratégicas. Se usan en ranuras especiales que tienen las máquinas. Más empresas estudian incorporar el sistema y hay proyectos oficiales en Ciudad, Provincia y Nación.Por: Nora Sánchez
En medio de los reclamos por la falta de monedas para viajar, algunas empresas de colectivos ya implementaron sistemas de tarjetas magnéticas. Las venden los inspectores o en las cabeceras por valores que van de $ 5 a $ 20. Por ahora son casos aislados, pero la Secretaría de Transporte de la Nación y las Legislaturas nacional, porteña y bonaerense trabajan en proyectos para generalizar el sistema.

La línea 333, que une las estaciones de San Isidro y Olivos, hace dos meses lanzó una tarjeta con banda magnética, compatible con sus máquinas expendedoras de boletos. Las ofrecen los inspectores, en la terminal y en dos comercios. "Ya vendimos 10 mil -cuenta Horacio Iglesias, de La Primera de San Isidro S.A.-. Los pasajeros se quejaban por la falta de monedas y así tratamos de darles un servicio más. Nosotros asumimos el costo de $ 0,26 por tarjeta. Cada una equivale a $ 10 en viajes. Son de cartón y descartables, no hay que doblarlas ni exponerlas al sol o campos magnéticos. Si no funcionan en algún colectivo, la gente tiene que pagar con monedas".

La empresa Monte Grande, que en la localidad del mismo nombre opera las líneas 245, 394 y 501, fue pionera. "Aplicamos las tarjetas porque cuando pusieron las máquinas de monedas en 1994 éstas ya las aceptaban -dice el presidente de la empresa, Osvaldo Canegallo-. Hay de $ 5, $ 10 y $ 20 y se venden en las cabeceras y frente a la estación Monte Grande. Las usa el 15% de los 65.000 pasajeros que viajan por día".

La Línea 707, con servicios que parten de la estación Martínez, también implementó una tarjeta magnética, aunque sólo para el boleto escolar.

Alberto Crespo, de la Cámara Empresaria de Transporte Urbano de Buenos Aires, observa: "Hay que buscar un sistema que compense la lentitud de las monedas. Cada pasajero tarda unos 15 segundos en sacar un boleto o más si pone varias monedas en la máquina. Hay que implementar las tarjetas, pero va a ser costoso y hace falta tiempo, porque pocos colectivos tienen máquinas que sirvan para usarlas".

En la Secretaría de Transporte de la Nación explicaron que están trabajando para instrumentar un sistema único de pago para los viajes en colectivos, tren y subte de la Región Metropolitana. La idea es que, además de con monedas, se pueda pagar con una tarjeta inteligente, sin contacto, a la que se le podría cargar dinero.

En Diputados de la Nación también hay proyectos para que se pueda pagar con tarjetas, además de con monedas. Uno de ellos es de los kirchneristas Juan Carlos Dante Gullo y Julio Arriaga y prevé que la Nación se haga cargo de adaptar o reemplazar las expendedoras de boletos actuales. Otro proyecto, de María Angélica Torrontegui (FREJULI), propone que ese costo se afronte con los subsidios que recibe el sector.

En Capital, Macri les pidió a sus legisladores que impulsen la creación de una tarjeta para colectivos, subte, Premetro y parquímetros. "Tenemos autonomía para implementar las tarjetas sólo en los colectivos que empiezan y terminan en la Ciudad -afirma el diputado macrista Daniel Amoroso, de la Comisión de Tránsito y Transporte-. Queremos llegar a un acuerdo con Provincia para que el sistema sirva en las líneas interurbanas. Si eso se dilata, igual avanzaremos con nuestra iniciativa". Los legisladores bonaerenses del PRO trabajan en un proyecto similar. "El 80% de los colectivos de Provincia estarían aptos para las tarjetas descartables, que serían una alternativa a las monedas", dice el diputado Ramiro Tagliaferro.

En el sector reclaman participar en la elaboración de los proyectos. "No queremos encontrarnos con leyes que hacen demagogia con el dinero de los empresarios -dice Daniel Millaci, de la Cámara Empresaria de Autotransporte de Pasajeros-. Alguien va a tener que asumir el costo del sistema o se trasladará a la tarifa. Nuestra propuesta es usar tarjetas sin contacto, tipo monedero electrónico, que también sirvan para pequeñas compras. Esto podría ser un buen negocio para algún banco".

Comentá la nota