Falta de inversión en infraestructura

La historia de la empresa prestataria en Formosa es reciente, ya que Nación autorizó a la provincia mediante el Decreto 1808/94 del 13 de octubre del año 1994 a privatizar el servicio de energía.
Decía el Artículo 2 de la norma: "A los fines de la privatización de la actividad de distribución y comercialización de energía eléctrica en el territorio de la PROVINCIA DE FORMOSA, la cual se encuentra actualmente a cargo de AGUA Y ENERGIA ELECTRICA SOCIEDAD DEL ESTADO, dispónese la constitución de la EMPRESA DISTRIBUIDORA DE ELECTRICIDAD DE FORMOSA SOCIEDAD ANONIMA (EDEFOR S.A.)".

Es así como a partir del año 1995 la empresa Edefor recibe de manos del Estado Nacional una empresa con capacidad de potencia que duplicaba la demanda momentánea de toda la provincia, permitiéndole funcionar sin ningún tipo de inconveniente durante varios años.

Según lo estipulado en los pliegos de licitación para transferir el 90% de las acciones a manos privadas, quien se hiciera cargo de la empresa debía concretar una serie de inversiones para evitar inconvenientes futuros en el servicio. Poco y nada de este requisito se cumplió y en pocos años la empresa empezó a mostrar deficiencias en la prestación.

La única reacción fue la gestión para realizar obras que permitieron inyectar 15 megavatios, además de pedir a la Secretaría de Energía aumentar a 30 megavatios más la capacidad instalada de generación de electricidad en Formosa. Hasta que la apuesta fuerte del Gobierno provincial fue la Línea de 500 Megavatios que se empezó a desarrollar a nivel regional.

Buscando al culpable

Fue el Defensor del Pueblo de Formosa, Leonardo Gialluca, quien describió la inacción de la empresa prestataria al señalar que "en más de una década no sólo no se incrementó un solo mw más al sistema, sino que se le quitaron los 30 de la usina térmica de la ciudad de Formosa que fuera desmantelada. Hay responsabilidades compartidas.

También en los controles, y en la revisión del contrato. Las fallas en el suministro, el rechazo generalizado al incremento de las tarifas, más la fuerte inversión estatal para superar la crisis, van configurando un panorama propicio para volver a recuperar para la sociedad un servicio estratégico como es el de la energía eléctrica".

El ingeniero Cristino Caballero, quien fuera ministro de Obras y Servicios públicos durante un período de la gobernación del Dr. Vicente Joga y presidente de la Comisión Federal de Energía, también involucra a otro actor principal de la crisis de la prestataria de servicio energético: "Edefor es la empresa responsable de la distribución, pero la responsabilidad del control y la planificación en el suministro recae en el gobierno provincial.

Y al gobierno nacional le cabe la responsabilidad de la generación y el transporte a escala. Si tenemos problemas en el servicio al usuario es por una situación endémica de falta de planificación adecuada.

La actual gestión cuando se hizo cargo disponía de una oferta energética que casi triplicaba la demanda, y en estos años no se han hecho inversiones que aumenten potencia al sistema. Por lo cual no corresponde echarle la culpa solamente a la empresa distribuidora".

Comentá la nota