Por falta de fuel oil, esta semana habría cortes de gas masivos a industrias

Por falta de fuel oil, esta semana habría cortes de gas masivos a industrias
Es limitado el stock de combustibles líquidos, y sin plata es difícil encontrar proveedores. La solución es recurrir al gas para centrales térmicas, pero para ello se cortará a industrias
La producción industrial sigue en caída interanual –casi 2% según el Indec, 11% para la UIA–, pero igualmente esta semana sufriría cortes de gas masivos. Porque, con una deuda que supera los u$s 700 millones por provisión de fuel oil y gasoil, PdVSA se resiste a seguir proveyendo a la Argentina de esos combustibles. En consecuencia, la solución será que las centrales térmicas funcionen con el hidrocarburo gaseoso, para cuidar las limitadas reservas de aquellos líquidos.

Desde 2004, cuando la relación entre oferta y demanda de gas comenzó a ser deficitaria, la compañía que administra el mercado eléctrico mayorista –Cammesa– requirió fuel oil y gasoil provisto por PsVSA. "Ese año, si no nos mandaban cinco barcos antes de firmar los acuerdos, hubiéramos tenido que empezar con los cortes de gas", recuerda un funcionario del Ministerio de Planificación. Aunque la restricción gasífera masiva a las industrias sólo se postergó tres años, la buena voluntad del gobierno chavista fue importante.

Pero la amistad de Hugo Chávez llegó a un límite, que puede cuantificarse por encima de los u$s 700 millones. De acuerdo a un informe reservado que circuló hace poco, hasta mayo la deuda con PdVSA ronda los u$s 750 millones. Con estos números, la buena voluntad chavista pidió una renegociación. Pocos días antes de las elecciones, logró triplicar la tasa de interés: la deuda antes se renovaba al 2% anual y ahora por encima del 6%.

PdVSA, aunque hace el papel de trader (realiza todo el proceso de comercialización), generalmente le compra el combustible a Petrobras. En la petrolera estatal brasileña prefieren el efectivo antes que las promesas de pago. Si las premisas son una PdVSA cansada de financiar a Cammesa, y Petrobras priorizando las ventas de contado, la conclusión es que no llegará más fuel oil ni gasoil a la Argentina, por lo menos del proveedor habitual.

"En el Gobierno creían que, luego de firmar la refinanciación de la deuda, PdVSA les iba a seguir vendiendo. Pero se toparon con una negativa", contó un operador del sector, que agregó: "a este ritmo, las reservas de combustibles líquidos se terminarán en una semana o dos". Por ejemplo, Rhasa tenía 85.000 toneladas líquidas a esta altura del año pasado, mientras que ahora apenas llega a las 25.000. La mayoría de los acopiadores poseen stock de un tercio o un cuarto en relación a julio de 2008.

Como el negocio sigue siéndolo, aparecieron dos probables proveedores para reemplazar a PdVSA: Ocean Pacific y Energen. Pero difícilmente acuerden tan rápido para que lleguen barcos con combustible esta semana. Ayer se contó en el Diario Perfil que medio centenar de industrias tienen –en todo el país– problemas para abastecerse de gas. Un número que podría multiplicarse varias veces esta semana, porque el frío llegará sin suficientes reservas de gasoil o fuel oil. Y sin plata para hacerlas crecer.

Comentá la nota