La falta de directivas acentúa las peleas internas oficiales

El secretario de Comercio divide al Gabinete; hubo órdenes contradictorias; dudas sobre el diálogo
Las contradicciones internas en el gobierno de Cristina Kirchner se profundizaron desde la derrota electoral hace dos semanas: el ministro del Interior, Florencio Randazzo, criticó ayer al Indec y pareció rozar a Guillermo Moreno; el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, lo defendió y señaló que éste sólo ejecuta "lo que le indica la Presidenta".

Sin querer quizá, Fernández involucró a Cristina Kirchner en la gestión del secretario de Comercio, tan cuestionado.

Un hombre del entorno del ex presidente Néstor Kirchner aseguró a LA NACION que "Moreno se queda porque si se va, ganan los sectores especulativos de la economía".

La presión para echar al secretario crece día tras día. No sólo de la oposición y del sector privado, sino también desde dentro del Gobierno. "Mientras mantengan la presión, Kirchner no lo expulsará", aseguran los kirchneristas.

Otros especulan con que Moreno podría ocupar un lugar de menor exposición pública.

Todo eso acentúa las contradicciones. "Falta una línea clara en el discurso. El matrimonio se fue a El Calafate y no fijó una estrategia", se lamentaba ayer ante LA NACION un funcionario de la Casa Rosada.

Esa queja se refería no sólo a Moreno, sino al llamado a la mesa de diálogo. La Presidenta buscó ganar tiempo con esa convocatoria a un acuerdo económico y a una reforma política. Pero no dio precisiones sobre ese llamado.

"Si se generan expectativas, sería muy grave defraudarlas", advirtió otra fuente oficial. Los cuatro días del fin de semana largo se hacen eternos. Los ministros y secretarios de Estado esperan una "bajada de línea" sobre cómo seguir. Cada funcionario tenía una visión diferente.

Cristina Kirchner conversó en forma radial con cada uno. "Por ello, Randazzo cree que le soltaron la mano a Moreno, y Aníbal lo defiende, pero involucra a la Presidenta en lo que hace Moreno", comentó un alto funcionario.

Pese a la renuncia de Sergio Massa a la Jefatura de Gabinete, subsiste un ala "aperturista" que impulsa el alejamiento de Moreno, en eterna pulseada con el ala dura, "la pingüinera", que levanta la bandera de la "resistencia". En la primera, militan Randazzo, Julio De Vido (Planificación), Amado Boudou (Economía) y casi toda la primera línea del Gabinete. En la segunda, se enrolan Oscar Parrilli (secretario de la Presidencia), Carlos Zannini (Legal y Técnica), Héctor Icazuriaga (SIDE) y Ricardo Echegaray (AFIP), entre otros.

Otro signo del desconcierto: el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, señaló anteayer que subirían las tarifas; De Vido, que sólo se recortarán subsidios. Echegaray fue y vino con sus declaraciones sobre las retenciones.

Las indefiniciones alcanzan a la convocatoria al diálogo. Cristina Kirchner les señaló a sus diputados que las medidas que se acuerden con los sectores económicos deberán volcarse al presupuesto de 2010 y sólo allí participarán los partidos de la oposición y los gobernadores.

El meollo del debate será la discusión fiscal, y el Gobierno admite que cedería superpoderes y retenciones al trigo y maíz (no a la soja). La discusión posterior consistirá en cómo cerrar la brecha fiscal. Todo ello se analiza en El Calafate y será el tema de las peleas de corto plazo.

2,3%

* Es la inflación del Indec para los primeros cinco meses de 2009; en el sector privado la estiman en 5,7%.

2%

* Fue el crecimiento de PBI del Indec para el primer cuatrimestre de 2009; para los privados cayó 4,5%.

Nombres en danza

MARIO BLEJER

Director del Banco Hipotecario

El ex presidente del Banco Central y ex director del Banco de Inglaterra vuelve a estar en la lista de posibles incorporaciones al oficialismo. En 2007, se lo había postulado como ministro de Economía de Cristina Kirchner. Ahora sería sólo asesor.

MARTIN ABELES

Secretario de política económica

Sobrevivió a las salidas de Felisa Miceli, Miguel Peirano y Martín Lousteau como ministros de Economía, pero no a la de Carlos Fernández. Lo sustituiría un hombre de Boudou.

HERNAN LORENZINO

Secretario de finanzas

La continuidad del funcionario de más alto perfil del Ministerio de Economía de los últimos meses está aún en duda, pero podría quedarse gracias a la buena relación que tejió con Boudou cuando éste dirigía la Anses.

Comentá la nota