"Falta confianza, pero puede haber dos años con viento de cola"

La economía que asoma tras el impacto electoral es analizada por dos de los principales expertos del país, Mario Blejer y Roberto Lavagna. Aquí, sus claves.
Su nombre estuvo incluido en todas las listas de candidatos a ministro de Economía de los últimos años.

Mario Blejer, ex presidente del Banco Central, es uno de los hombres de consulta de las empresas más grandes del país y en el Gobierno hay funcionarios que lo escuchan.

A diferencia de muchos, cree que la Argentina puede volver a tener una oportunidad y que la crisis internacional dejó un escenario que la ubica en una buena posición.

Habla en tono bajo y sus definiciones son cortas y rotundas: el principal problema de la economía es una conjunción de incertidumbre y falta de confianza.

¿Que pasará hasta fin de año?

Desde el punto de vista del posicionamiento internacional hay una coyuntura a favor y el país puede salir relativamente bien.

¿Otra vez hay que apostar a la cosecha?

Si afuera la economía mejora, puede haber dos años con viento de cola. Fíjese que aumentaron los precios de los productos que la Argentina exporta (granos) y bajaron los que importa (productos industriales). Eso pone al país en buena posición.

Pero no está dicha la última palabra sobre lo que puede pasar en la economía mundial ...

Es cierto, pero los dos clientes fundamentales del país, que son China y Brasil, empezaron a crecer y eso abre buenas posibilidades.

Igualmente, no se puede apostar sólo a que el precio de la soja sea bueno...

Tambien importa que acá los bancos están líquidos y las famimilias no están sobreendeudadas. Claro que se da un hecho paradójico: los bancos no prestan y las familias no consumen.

¿Y eso a que se debe?

Claramente es un problema de confianza. Hoy el viento de cola que viene de afuera en vez de servir para movilizar la economía se está llevando los capitales. La salida de capitales sigue siendo muy fuerte y eso refleja la falta de confianza.

¿Cree que si el Gobierno vuelve a negociar con el FMI habrá más confianza?

Primero, la Argentina tiene que tener una agenda de reinserción en el contexto internacional. Con el Fondo debe recomponer las relaciones, lo que no quiere decir que deban tener un acuerdo. Hay que pagar la cuota del club, pero no hay que pedirle plata. Deberían negociar con los bonistas que se quedaron fuera del canje de la deuda y abrir la negociación con el Club de París. Insisto, hay que armar una agenda.

¿ Y las cuentas públicas?

Ahí hay que trabajar tanto en bajar el gasto como en aumentar la recaudación. Pero la verdad es que si bien hay que recomponer el superávit, la situación no es grave. El Gobierno puede enderezar.

¿Cree que deben devaluar?

No creo que se necesite una devaluación grande ni nada por el estilo. Tal vez haya que corregir algún desfasaje entre el dólar y la inflación pero, si lo hay, es chico. El real brasileño se revaluó y el dólar bajó a nivel mundial, el tipo de cambio hoy (el viernes el dólar cerró en $3,81) está bien.

¿Se puede volver a crecer rápido?

Depende si se aprovecha la coyuntura internacional. La Argentina puede caer entre 2 y 3% o, si endereza, terminar con un crecimiento nulo a fin de año, tienen que volver parte de los dólares que se fueron en los últimos tiempos.

La inversión cayó fuerte este año...

La inversión necesita un horizonte y acá falta. Siempre antes de las elecciones, acá y en todos los países, hay inversiones que se frenan por la incertidumbre. Ahora se necesitan algunas certezas.

Y encima, llegó el virus de la Gripe A que, además de los problemas de salud, puede tener consecuencias sobre la marcha de la economía...

Creo que puede hacer caer la tasa de crecimiento entre 0,4% y 0,8%. Los sectores ligados al esparcimiento y al turismo, pueden sufrir.

¿Y la inflación?

Está relativamente baja por la desaceleración que tiene la economía desde fines del año pasado pero hay que estar atento. Con alguna mejora del consumo pueden reaccionar los precios de los alimentos. También hay que ver qué pasa con las tarifas en un contexto de menos subsidios oficiales.

Señas particulares

Cargo más importante: en 2002, presidente del Banco central.

Otros puestos: asesoró al FMI

Edad: 61

Es consultor independiente, director de IRSA e YPF y profesor universitario. Trabajó en el Banco de Inglaterra de 2003 a 2007.

Las claves de Blejer

Crecimiento

Si se aprovechan las condiciones internacionales, la economía podría mejorar en la segunda parte del año y terminar con un crecimiento cero. De lo contrario, puede caer hasta 3%. China y Brasil, que son los principales clientes de la Argentina, empezaron a crecer y eso puede favorecer el aumento de las exportaciones.

Financiamiento

Es necesario bajar el gasto público y aumentar la recaudación. El Gobierno debería llegar a un acuerdo con los bonistas que quedaron fuera del canje y abrir una negociación con el Club de París (países ricos) para recomponer la imagen financiera. También habría que normalizar las relaciones con el FMI, pero no pedirle plata.

Dólar

No es necesario un salto del dólar. La Argentina no necesita una devaluación importante. La revaluación del real y la devaluación del dólar en el mundo, además de la suba que tuvo aquí este año, harían innecesaria una suba importante. Tal vez, algún retoque chico para adecuarlo a la inflación. El Banco Central tiene instrumentos para hacerlo con moderación.

Salarios

La puja salarial depende mucho de lo que pase con los índices del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). Sin índices confiables, los sindicatos pueden pedir de más para cubrirse de índices que no miden la evolución de los precios. Si el Gobierno resuelve el tema de los índices, los aumentos de sueldos podrían ser menores a los que comenzarán a pedirse en las próximas semanas (ayer, por caso, los camioneros adelantaron que pelearán por un 25%).

Inflación

Está relativamente a la baja por la desaceleración de la actividad económica, pero la falta de credibilidad en los índices oficiales puede revertir la tendencia, si se desata una puja por los ingresos entre los distintos sectores de la economía.

Inversión

La inversión necesita un horizonte. Antes de las elecciones, y como pasa en casi todos los países, hay proyectos que se frenan. Pero ahora es tiempo de recuperar confianza. La inversión externa está parada. La Argentina ocupa en la región el quinto puesto en materia de inversión siendo la tercera economía. Desde ya que decir que hay que despejar el horizonte son palabras, y aquí faltan acciones concretas.

Consumo

Hoy los bancos tienen plata y no la prestan. Y las familias, que no están sobreendeudadas, no piden créditos. Hay que poner énfasis en reducir la incertidumbre.

Gripe A

Puede tener impacto en la marcha de la economía. Si se prolonga la permanencia del virus, podría impactar entre 0,4% y 0,8 del producto bruto, pero todavía no se ven consecuencias importantes.

Comentá la nota