Por falta de compradores, cada vez es más difícil vender un auto usado.

La gran cantidad de coches sin comprador hace que empiecen a bajar los precios.
Desde hace unos tres meses, Alejandro L. tiene la expectativa de vender su auto, un Ford Focus modelo 2003, para destinar ese dinero a una inminente mudanza. "Lo publiqué sin el precio, con el celular y el teléfono de mi casa y ni siquiera me llamó una sola persona para preguntarme cómo era el coche o cuánto pedía", cuenta.

El hombre tiene claro que los $ 45.000 que pide por su vehículo -por ser full y tener todos los chiches- dista poco de los $ 48.000 que cotiza el modelo base de la misma marca pero 0 km. "Creo que por eso me está costando tanto venderlo", explicó.

La experiencia suele multiplicarse hoy entre la mayoría de los vendedores de autos usados, a quienes se les hace más que difícil encontrar comprador para su unidad al precio que dicta el mercado. Y aunque la oferta excesiva de estos vehículos hizo que los precios bajaran hasta un 25% respecto del año pasado, ni siquiera de esta manera las operaciones logran destrabarse.

En junio, las ventas de usados "vienen igual o peor que en mayo" -cuando registraron una caída del 26,5% respecto del mismo mes de 2008-, señala Alberto Príncipe, presidente de la Cámara del Comercio Automotor (CCA). "Y, aunque los autos estén en precio, tardan mucho en venderse porque hay una sobreoferta y faltan compradores", explicó convencido de que éste es el "mejor momento" para comprar. Según dijo el directivo, otro ingrediente que dificulta las operaciones es la falta de recursos financieros razonables, aludiendo a las tasas de interés de los créditos que orillan el 30%".

Los pocos autos usados que se venden son los que mantienen una distancia con los precios de los 0 km", agregó Dante Alvarez, titular de Acara, que nuclea a las concesionarias. Por eso, las agencias están tomando usados con muchas restricciones, agregó.

"Sólo tomamos autos en muy buen estado, de las marcas más conocidas y preferentemente de valores inferiores a $ 25.000", dijeron en la concesionaria VW Guido Guidi.

Históricamente, el 30% de los compradores de autos nuevos lleva su unidad usada para entregar como parte de pago. Pero hoy, esto está retrasando mucho la venta porque no hay mercado para colocar esos autos, comentaron en la concesionaria. En otra insistieron en que la razón de la baja de la venta de usados es el acortamiento de la brecha con los precios de los 0 km.

La caída de los usados arranca en un mercado de cero kilómetro con exceso de oferta, que está generando rebajas de entre 8% y 10% sobre el precio de lista. Luego de algunos meses en los que las ventas habían experimentado cierto repunte, las concesionarias oficiales nucleadas en Acara están recibiendo reportes preocupantes: a principios de mes, el promedio diario de patentamientos en todo el país era de 2.050 unidades. Pero fue cayendo a medida que se acercan las elecciones y hoy no supera los 1.800 vehículos por día.

En ese contexto, muchas concesionarias están comprando a las automotrices vehículos sólo para cumplir con el cupo que se les había asignado a principios de año. Un concesionario del Gran Buenos Aires lo describió en estos términos: "Para cubrir los cupos del mes, termino comprando autos que no querría. Y termino vendiéndolos al costo, a un precio que hace que un modelo 2009 cueste como un 2008 usado".

Otro concesionario, Ricardo Salomé, dijo que en estos momentos "las concesionarias oficiales están trabajando casi por debajo del punto de equilibrio".

Comentá la nota