La falta de agua pone al límite el suministro en Chos Malal

La falta de agua pone al límite el suministro en Chos Malal

Si bien se garantiza para consumo humano, el Ejecutivo pide que se tenga máximo cuidado en el uso y no derrochar.

Esta ciudad se encuentra ante un panorama desolador y preocupante: el agua, vital para la vida está al límite, ahora se debió canalizar la poca agua que trae el río Curi Leuvú, en los canales norte y sur para garantizar el agua para consumo humano.

Solicitan que se extremen los cuidados del vital elemento, multas para quienes derrochan en llenado de piletas, lavado de vehículos y veredas y riego de calles y que se reparen las roturas existentes en distintos puntos de la ciudad, dado que en ambos casos se pierden miles de litros diariamente.

Se está en emergencia hídrica con pocos antecedentes. El brazo del puente chico se secó y la poca agua que viene por el brazo del puente grande se debió canalizar hacia los canales principales para garantizar el agua para consumo humano.

Pero sólo se trata de una solución para estas horas, porque si no llueve el panorama es por demás desalentador.

El intendente Hugo Gutiérrez decidió contratar maquinaria para realizar trabajos que posibiliten canalizar a través de gaviones el escaso caudal que trae el río Curi Leuvú hacia los canales norte y sur, para priorizar y garantizar el suministro para las necesidades elementales.

La importancia de canalizar hacia estos ductos tiene que ver con que el canal norte es el que lleva el agua desde donde se abastece a la planta potabilizadora del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) y el sur provee a las cuatro bombas fly instaladas en este canal.

Estas son bombas de emergencia que captan el agua de un pozo filtrante y la llevan también a la planta potabilizadora.

El jefe comunal destacó que era fundamental realizar la canalización de la escasa agua que trae el río Curi Leuvú hacia estos dos canales, porque es la única alternativa para garantizar al agua para consumo humano, aunque de no ocurrir precipitaciones el panorama que se presenta es poco alentador.

Garantizar el agua para consumo humano soluciona en parte el problema a los domicilios, pero se transforma en un revés para los productores que no contarán con agua para riego de sus parcelas en las que hay sembradíos de forrajes y frutales con lo cual la producción se terminará perdiendo irremediablemente.

Para enfrentar la crisis el municipio le pidió a los vecinos racionar al máximo el uso.

“La situación exige que todos aportemos nuestro esfuerzo y seamos solidarios para superarla de la mejor manera que nos sea posible”.

Comentá la nota