Un fallo revocó la consideración de "delitos de lesa humanidad" para los fusilamientos de La Tablada

La Cámara Federal de San Martín anuló un fallo de primera instancia que los había considerado crímenes de "lesa humanidad", y por ende imprescriptibles. Los guerrilleros del Movimiento Todos por la Patria, que intentaron copar el Regimiento de La Tablada en 1989, fueron fusilados luego de rendirse.
Los magistrados dejaron sin efecto la resolución del juez de Morón Germán Castelli, quien había considerado que las torturas y ejecuciones practicadas luego de la rendición de los guerrilleros eran crímenes de lesa humanidad.

En un fallo de casi un centenar de carillas, dictado el 18 de enero último y conocido hoy, la "sala de feria" del tribunal, integrada por los camaristas Jorge Barral, Hugo Fossati y Alberto Crisculo, revocó la declaración dictada por Castelli.

El juez había tomado esa resolución el 11 de diciembre y en base a ella luego procesó, con prisión preventiva, al ex general Alfredo Arrillaga, el militar que tuvo a su cargo la recuperación del cuartel, y le trabó un embargo de dos millones y medio de pesos.

El juez Castelli, además, declaró prófugo y ordenó la captura nacional e internacional del ex mayor Jorge Eduardo Varando, quien también está procesado por la represión de diciembre de 2001, en horas previas a la renuncia del ex presidente Fernando de la Rúa.

Todas esas medidas quedaron ahora en suspenso, pues el tribunal de feria al, revocar la declaración de "lesa humanidad", devolvió el expediente al juez de primera instancia que deberá resolver si la causa está o no prescripta.

En el expediente se investigaba sólo una primera parte de las supuestas violaciones a los derechos humanos cometidos en La Tablada: los casos vinculados con "la detención de dos personas, Iván Ruiz y José Alejandro Díaz, en la guardia de prevención (del cuartel) el día 23 de enero" de 1989, tras la rendición de los guerrilleros del movimiento Todos por la Patria que intentaron copar el regimiento.

Ambos fueron asesinados y sus cuerpos pudieron ser identificados en 2000, el de Ruiz, y en mayo de 2009, el de Díaz.

Comentá la nota