Fallo polémico: para la Justicia no implican "persecución ni odio racial" los insultos antisemitas

Fallo polémico: para la Justicia no implican "persecución ni odio racial" los insultos antisemitas

En julio del año pasado, en medio de una discusión comercial, un hombre atacó a otro de creencia judía diciéndole, entre otras cosas, que "Hitler los tendría que haber matado a todos ustedes". Ante esto, los camaristas Eduardo Freiler y Eduardo Farah de la Sala I de la Cámara Federal porteña consideraron que los insultos constituyeron un delito de amenaza, pero no de odio racial o persecución

La Justicia determinó que expresiones como "judío hijo de puta", "Hitler los tendría que haber matado a todos" u otros agravios a raíz de una desavenencia comercial podrían constituir el delito de "amenazas", pero no de "persecución u odio racial".

Así lo consideraron los camaristas Eduardo Freiler y Eduardo Farah de la Sala I de la Cámara Federal porteña, al resolver sobre un conflicto ocurrido el 1 de julio del año pasado en un bar de Puerto Madero, cuando un hombre espetó a otro que estaba en el café: "Vos sos un judío hijo de puta, te voy a matar. Sos un garca igual que tu familia y todos los judíos. Hitler los tendría que haber matado a todos ustedes... No me importa nada, total salgo en seis meses por emoción violenta". "Si querés denunciarme por xenófobo y odio a los judíos. Sí, soy antisemita y xenófobo…, no me importa nada, yo fumo adentro de un tanque de nafta. Mañana quiero la plata", continuó.

Para el tribunal, "el contenido de las frases proferidas, por más repudiable que sea, representó un modo -por cierto, poco feliz- de exteriorizar el descontento devenido de relaciones comerciales y se enmarcó, en verdad, en una eventual amenaza".

En declaraciones al diario Clarín, Farah, el juez de la sala II de la Cámara Federal porteña y subrogante en la sala I, trató de explicar que la decisión tomada junto a Freiler no niega un delito, aunque aclaró que "la conducta del agresor no significa una infracción al artículo 3 de la Ley Nacional Antidiscriminatoria", la cual pena a quienes inciten a la persecución o el odio contra una persona a causa de su raza, religión, nacionalidad o ideas políticas.

"De todas maneras, es una amenaza agravada por el carácter discriminatorio, con lo cual si se va a juicio oral, puede resolverse una pena mayor que la que corresponde a una amenaza común", añadió Farah.

Repudio por el polémico fallo

La AMIA expresó su"preocupación" ante la decisión judicial que evitó considerar "persecución u odio racial" los calificativos agraviantes a una persona de fe judía durante una discusión comercial, a las que consideró portadoras de "una carga de antisemitismo".

"Más que sorpresa, este fallo de la Justicia nos causa preocupación", afirmó el secretario general de la AMIA, Julio Schlosser, quien en diálogo con la agencia AJN advirtió que los dichos durante un conflicto comercial que derivaron en el fallo "llevan una implícita carga de antisemitismo" que "si bien no generan violencia, su reiteración puede derivar en hechos que creíamos erradicados".

Para Schlosser "es lamentable que no se hayan evaluado las expresiones vertidas por este señor, pero insisto que este tipo de expresiones llevan una carga de antisemitismo". El secretario general de la AMIA indicó que "todo esto va a quedar a evaluación de la DAIA, que es la representación política de la comunidad judía argentina y que va a evaluar si corresponde o no realizar alguna presentación y que caminos adoptar".

Por su parte, Claudio Morgado, presidente del Instituto Nacional Contra La Discriminación la Xenofobia y El Racismo (Inadi), indicó que "queremos expresar nuestro más enérgico repudio frente a cualquier manifestación de este tenor (...) El Instituto sostiene que la expresión de insultos o agravios de contenido discriminatorio constituyen en sí mismos un acto discriminatorio".

Comentá la nota