Un Fallo

El Superior Tribunal declaró nulo el Acuerdo del Tribunal de Cuentas que afectaba a ex-síndicos del Banco del Chubut y señaló que el Tribunal no era competente para intervenir en esas actuaciones. El fallo tiene una singular importancia.
Con el voto de dos de los tres ministros de la Sala Civil, Fernando Royer y José Luis Passuti y la disidencia del tercer miembro, Daniel Caneo, el Superior Tribunal declaró "LA NULIDAD del Acuerdo N° 292/06 del Tribunal de Cuentas de la Provincia, ordenando restituir al Dr. P. , la suma que abonara en virtud de la conminación contendida en el Acuerdo que se declara nulo, más intereses a la misma Tasa que se aplicara para su cálculo".

El caso llegó en apelación a la Corte Provincial, en el marco de una causa abierta a raíz del pedido de un "Juicio de Responsabilidad" sustanciado por el Tribunal de Cuentas contra ex-síndicos del Banco del Chubut, a los que acusó de cobrar indebidamente un monto de dinero, destinado a reembolsarles el pago del Impuesto a las Ganancias sobre sus honorarios.

La causa está caratulada "“P. , E. C. y otros c/ Provincia del Chubut s/Demanda Contencioso Administrativa” (Expte. Nº 20.811-P- 2007)”.

"...el 29 de Septiembre de 2.004, el Tribunal de Cuentas decide por Acuerdo Nº 290/04 (fs. 177 y vta.) abrir ese Juicio en virtud de los “hechos expuestos en los considerandos” (artículo 1°) en los que se alude específicamente a los antecedentes que se vienen relatando, incluidos los fundamentos dados por los Dictámenes del Asesor Legal y del Contador Fiscal (de fs. 52/54 y 141, y de fs. 60/61 y 142), y a más en el Oficio Nº 165/04 y la Resolución Nº 52/04 del Sr. Fiscal Anticorrupción por la que aquél da por concluida la prevención sumarial que iniciara por esta misma cuestión y formula denuncia penal", describe los hechos un tramo del expediente, cuya copia completa puede consultarse aquí mismo.

Los acusados sostuvieron en su presentación que "el Tribunal de Cuentas obró persiguiendo fines ajenos a los queridos por la Ley, forzó interpretaciones para perjudicar a determinadas personas y su conducta enmarcó “en fines personales o políticos totalmente ajenos al fin público para el que fue creado...”, reñidas con la buena fe".

"...ha incurrido en abuso o desviación de poder, y el acto es nulo", dijeron además.

Dos de los demandantes "destacarán que la mayoría de las personas encartadas han ocupado cargos políticos en la gestión anterior de la UCR, o son afiliados a la misma, y la conformación actual del Tribunal de Cuentas (salvo el Cr. Z. que votó en disidencia) responden al Partido Oficialista, algunos por origen, otros ///por conversión (fs. 131 vta. - 245).- Y señalan que antes de su notificación se publicó el Acuerdo en Jornada, y sus nombres con el del Dr. Samamé y otros, de extracción radical, en la tapa.- Considerando que ello tipifica delitos, tal el de abuso de autoridad e incumplimiento de deberes del funcionario público -art. 248 CP- solicitan que de comprobarse esa situación, se remitan los actuados al Ministerio Público Fiscal de Trelew.- Señalan asimismo que esta “actitud dolosa por parte de los miembros del Tribunal de Cuentas es rayana a las causales prescriptas en Ley Nº 23592”.

El tramo sustancial de la sentencia de la Sala Civil del Superior Tribunal, con todo, pareciera ser otro.

Es que el fallo sostiene que el Tribunal de Cuentas no tiene competencia para auditar las cuentas de la entidad, porque el Banco se rige "por la Ley de Sociedades Comerciales" y las normativas específicas del Banco Central de la República Argentina, por su carácter de Sociedad del Estado.

Comentá la nota