Fallo dividido

Una encuesta realizada por La Voz del Pueblo muestra opiniones encontradas sobre la medida de fuerza. Gente que apoya el reclamo, integrantes del propio sector que no están de acuerdo con la metodología de protesta, críticas a la Comisión de Enlace y hartazgo por la duración del conflicto son algunas de las cuestiones planteadas
"Estoy más desconcertado que comunista que se ganó el Loto. Me resulta difícil emitir una opinión absoluta. Si digo que sí, estaría de acuerdo con la protesta. Pero no lo estoy con el método porque es más de lo mismo y origina un desgaste que terminará perjudicando al mismo productor. Si digo que no, estaría dando a entender que apoyo al Gobierno con quien estoy, al menos en este caso, en total desacuerdo. ¿Qué hacer? Tomar las cosas con calma, seriedad, inteligencia, contundencia y sacrificio. ¿Para lograrlo? Adoptar medidas de máxima dureza que no molesten a la gente, que marquen claramente que se está dispuesto a perder puertas adentro, para salir de este camino circular que siempre nos lleva al mismo lugar".

El que habla es Roberto Jorge, propietario de la industria láctea La Chavense y además productor agropecuario, y una buena síntesis del sondeo que realizó LA VOZ DEL PUEBLO para conocer qué opinión generó en la gente el nuevo paro agropecuario. Fueron consultadas 18 personas, algunas relacionadas con el sector y otras no, y arrojó un fallo dividido.

El fin no era buscar una conclusión absoluta -para eso se necesitaría un número mucho mayor de encuestados- sino conocer los argumentos que llevaban a unos y otros a estar a favor o en contra.

Van por todo

En ese sentido, es muy interesante el análisis de Horacio Larrechea, pintor de obra: "No estoy de acuerdo con el paro porque la Comisión de Enlace no busca ni consensos, ni medidas puntuales para morigerar los problemas de su sector, sino un cambio rotundo que los favorezca sin considerar los desajustes en el resto de la sociedad. No en vano los dirigentes rurales se quejan de la tibieza de los políticos de la oposición. Es que éstos, ante la posibilidad cierta de ser gobierno, saben que de acceder a los reclamos de máxima del sector agropecuario les sería muy difícil, sino imposible, controlar el desborde social. Entiendo que los dirigentes de la Comisión de Enlace juegan al sindicalismo, pero no conozco ningún sindicalista con dos dedos de frente que busque ‘ir por todo’".

Pablo Doglioli, en tanto, tampoco está de acuerdo. Porque "estoy cansado de que la gente del campo mire para adentro", contestó. En cambio, Marcelo Coronel y Verónica Tripaldi se mostraron a favor de la protesta y por el mismo argumento: "No se puede seguir sin mirar las necesidades del campo. Todo se hace desde el sector agropecuario, sobre todo en esta zona. Si no hay campo no vivimos, porque genera trabajo y los recursos necesarios para vivir. Ya pasó mas de un año y todo sigue igual, no parece justo que se retenga lo que con sacrificio se gana".

Adrian Echeverri aclaró que no está del lado del Gobierno, pero condenó la nueva protesta. "A los dirigentes de la Comisión de Enlace, a los de la Federación Agraria y ‘otras yerbas’ no les veo pinta de chacareros. Más bien parecen, por el estilo de protesta, que forman parte de una oligarquía bastante nefasta y de siglo pasado: hay chicos desnutridos en todo el país y el sector protestante contribuye a esa desnutrición, ¿cómo? tirando leche, matando animales y dándoselo a los perros... Prefieren tirar antes que regalar".

Ni sí ni no

Al igual que una importante porción de la sociedad, María Soledad Rodríguez (docente) no está ni acuerdo ni en desacuerdo, sí lamenta lo que ocurre porque considera que "no sirve para nada". Para ella "la presidenta no entendió lo que le quisimos decir el 28 en la urnas y sigue como si nada hubiese pasado. Lo único que le interesa al Gobierno es seguir robando lo que pueda y no le importa destruir la producción".

Godofredo Barducci, empresario del rubro y productor agropecuario de Gonzales Chaves está convencido que el paro "era lo que debíamos hacer". Aunque duda sobre los resultados que "podamos obtener". Por el contrario, el consignatario de hacienda Julio Lynch considera que el paro no conduce a nada: "Si bien apoyo totalmente en lo que respecta a no comercializar, creo que con este tipo de medidas no se ha logrado nada. Habría que buscar alguna otra forma de protesta que sea más efectiva", dijo.

El productor Mauro Knudsen sí está de acuerdo con la medida "porque el Gobierno no tiene ninguna intención de diálogo, ni de resolver los problemas del sector o de la sociedad en general -tema seguridad, por ejemplo-, y las únicas veces que cedió mínimamente algo, ha sido ante medidas de fuerza similares a la actual".

Para Adela Tiemersma la protesta está mal. "La presidenta se vio obligada a vetar la ley porque era defectuosa. No me gusta lo que están haciendo, porque todos la estamos pasando mal y ellos (el campo) no tanto. Creo que si todos cedemos un poquito se puede salir adelante", analizó.

Martín Pérez Roó es otro tresarroyense que está de acuerdo con el paro aunque lo entiende "una medida estéril con este Gobierno, que ha dañado muchos sectores además del campo por llevar adelante políticas confiscatorias, tiranas y rayando el comunismo a ultranza".

El recuento

A la hora de hacer el recuento de las 18 opiniones, los números indican que 10 de los encuestados se mostró de acuerdo con el paro agropecuario, seis en desacuerdo y dos no se inclinaron por ninguna de las opciones.

También hubo personas consultadas que prefirieron mantenerse en el anonimato. Como dato llamativo, varios de ellos eran productores y que se mostraron críticos con la medida por considerar que no era el momento para realizar una nueva medida de fuerza.

El paro y los medios

La protesta agropecuaria ya no despierta el mismo interés mediático que en 2008. Eso se comprueba con las pocas imágenes que se pueden observar de la medida de fuerza en la televisión. Mientras que poco más de un año atrás Alfredo De Angeli y su piquete en Entre Ríos se llevaba todas las miradas, hoy es casi imposible encontrar al dirigente de la Federación Agraria Argentina al hacer zapping.

Esto tiene que ver con el hartazgo que hay en la sociedad respecto al conflicto entre el sector agropecuario y el Gobierno. Y a que a la gente hoy tiene otros temas que le preocupan más. Por caso, la inseguridad, hoy una fuente de mayor rating.

La escasa presencia de los ruralistas en la pantalla chica genera un cortocircuito con las informaciones que llegan desde las entidades rurales y de boca de los principales dirigentes, quienes aseguran que la medida tiene un alto acatamiento y hay muchos productores en las banquinas de las rutas. Eso es algo que por ahora la televisión no ha reflejado. Claro que no quiere decir que no sea verdad.

Comentá la nota