Por el fallo de la Corte salen de funcionamiento pozos de bombeo

Como consecuencia bajará la presión en los domicilios y habrá estricto control contra el derroche. "Más allá de que hasta el día de hoy este Municipio no fue notificado, se comenzó a tomar medidas para dar cumplimiento al fallo de la Corte Suprema, impulsado por un grupo de abogados de Junín", dice el comunicado.
Más allá de que hasta el día de hoy este Municipio no fue notificado, ni en el domicilio legal constituido en la ciudad de La Plata ni en domicilio legal de la ciudad de Junín, se comenzó a tomar medidas para dar cumplimiento al fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, impulsado por un grupo de abogados de Junín.

De acuerdo al fallo que trascendió por los medios de prensa y al que se puede acceder a través de la página web del organismo, el Municipio debe bajar el nivel de arsénico en el agua potable de la ciudad.

Debido a que el agua que circula por la red proviene de los pozos de bombeo, en el día de hoy, fueron parados aquellos que en los últimos análisis realizados por el Organismo de Control del Agua de Buenos Aires (OCABA) dieron un contenido de arsénico superior al recomendado.

El nivel de arsénico recomendado es 0,05mg/l y estos pozos arrojaron un nivel de 0,07mg/l y 0,08mg/l. Es decir, 0,02mg/l y 0,03mg/l superior a lo recomendado.

Hasta el momento, estaban funcionando porque el agua que estos inyectan a la red luego se mezcla con el agua del resto de los pozos de la ciudad que se encuentran todos por debajo de lo recomendado, entre los cuales hay varios de los construidos por el actual Gobierno Municipal que sólo registran 0,01mg/l de presencia de arsénico.

Presión

Debido a la salida de funcionamiento, en este momento se encuentran parados los pozos N° 3 (Lavalle entre San Lorenzo y Falucho), N° 6 (Italia y Dulbecco), N° 7 (General Paz y Vuelta Obligado), N° 16 (Libertad y Borges), N° 17 (Libertad y Laprida) y N° 20 (Comandante Escribano y Entre Ríos).

La salida de funcionamiento de todos estos pozos ocasionará una fuerte pérdida de presión de agua que puede afectar diversas zonas de la ciudad.

Inspectores a la calle

Para contribuir al buen uso del agua y a que todo Junín mantenga la presión de agua, los inspectores municipales recorrerán la ciudad controlando el uso irracional.

Por lo tanto, se realizarán infracciones a todos aquellos vecinos que derrochen el agua utilizando mangueras para baldear veredas, lavando los autos, regar la calle o cualquier uso de derroche se realice.

Estas acciones están penadas por la Justicia de Faltas y son onerosas para quienes las infringen, por lo tanto, se apela a responsabilidad de cada uno de los juninenses para el cuidado del agua.

Consumo

Aportando más información al derroche que se realiza en nuestra ciudad, sólo debemos tener en cuenta las cifras de consumo de agua del mes de diciembre del año pasado. Durante ese período, cada juninenses consumió 435 litros de agua diarios.

Mientras que el consumo necesario para una persona asciende a 200 litros diarios. Estos 200 litros diarios por persona están compuesto por 2 litros para ingerir, 90 para ducharse, 12 para cepillarse los dientes sin cerrar la canilla durante 1 minuto dos veces al día, 18 para lavarse las manos durante 1 minuto en tres ocasiones durante un mismo día, 18 litros para afeitarse durante 3 minutos sin cerrar la canilla, 60 litros para la descarga del inodoro en tres ocasiones diarias.

Por lo tanto, en este momento, el uso racional del agua para nuestra ciudad es fundamental. Generalmente, las mayores pérdidas de agua se dan en los inodoros y se verifica también un exceso de consumo en la higiene personal.

Es importante para tener en cuenta cómo se desperdicia el agua, las siguientes estadísticas:

Una canilla que gotea desperdicia 80 litros de agua durante un día;

Un chorro fino de agua, de 1,6 mm de diámetro, pierde 180 litros por día;

Un chorro más grueso, de 3,2 mm de diámetro, pierde 675 litros por día;

Un inodoro en mal estado pierde al día 5.000 litros de agua

Teniendo en cuenta la problemática mundial y la local la disponibilidad hídrica cada día es menor, provocado por los cambios en los regímenes de lluvias, los usos del suelo y la afectación de las fuentes de contaminación, es imprescindible tener las instalaciones sanitarias y canillas en condiciones, sin pérdidas.

Es fundamental que el consumidor se concientice en el uso responsable y en la preservación del agua.

Los datos estadísticos de consumo fueron extraídos de un informe realizado para el Día Interamericano del Agua por la Asociación Caribeña de Agua, la Asociación Interamericana de Ingeniería Sanitaria Ambiental (AIDIS), Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la Organización de los Estados Americanos (OEA), la Organización Panamericana de la Salud y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Comentá la nota