Un fallo de la Corte habilita al Municipio a cobrar millones

El máximo órgano judicial decidió que la Justicia Federal no debe intervenir en causas de impuestos locales. La decisión reactiva cobros por 20 millones.
Du­ran­te dos años, la Mu­ni­ci­pa­li­dad no pu­do co­brar­les un pe­so a las em­pre­sas fo­rá­neas que no tie­nen una su­cur­sal en Río Cuar­to pe­ro que ven­den aquí sus pro­duc­tos. Ese es­que­ma, que le sig­ni­fi­có al Es­ta­do fuer­tes in­gre­sos des­de 1996, es­tu­vo tra­ba­do por una de­ci­sión de la Jus­ti­cia Fe­de­ral.

Pe­ro, aho­ra, la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia emi­tió un fa­llo que be­ne­fi­cia a Río Cuar­to y le per­mi­ti­rá al go­bier­no reac­ti­var un sis­te­ma que le sig­ni­fi­ca­ría un in­gre­so de al­re­de­dor de 20 mi­llo­nes de pe­sos, jus­to cuan­do ne­ce­si­ta fon­dos más que nun­ca.

Ha­ce 13 años, el es­tu­dio cor­do­bés Vi­lle­gas Nin­ci co­men­zó a apli­car en Río Cuar­to un con­cep­to tri­bu­ta­rio iné­di­to: las em­pre­sas fo­rá­neas, de­no­mi­na­das de ex­tra­ña ju­ris­dic­ción, de­bían co­men­zar a pa­gar­le al Mu­ni­ci­pio la ta­sa de Co­mer­cio e In­dus­tria aun­que no tu­vie­ran su­cur­sa­les en la ciu­dad.

Pa­ra ci­tar ejem­plos pun­tua­les, Co­ca Co­la o Ba­yer no tie­nen lo­ca­les pro­pios en Río Cuar­to pe­ro ven­den sus pro­duc­tos en co­mer­cios de la ciu­dad. El cri­te­rio de Vi­lle­gas Nin­ci es que no só­lo tie­nen que pa­gar los due­ños de los kios­cos o las far­ma­cias si­no tam­bién las pro­pias em­pre­sas de ori­gen de los pro­duc­tos.

Las em­pre­sas fue­ron a la Jus­ti­cia y se­ña­la­ron que el co­bro de una ta­sa re­quie­re la pres­ta­ción de un ser­vi­cio par­ti­cu­lar; por ejem­plo, el ser­vi­cio de alum­bra­do, ba­rri­do y lim­pie­za. Co­mo esas fir­mas no re­ci­bían nin­gún ser­vi­cio, se­ña­la­ron que, en rea­li­dad, el Mu­ni­ci­pio les es­ta­ba apli­can­do un im­pues­to si­mi­lar al IVA o a In­gre­sos Bru­tos.

En­ton­ces, plan­tea­ron que se es­ta­ba in­cu­rrien­do en una do­ble tri­bu­ta­ción que aten­ta­ba con­tra la ley de co­par­ti­ci­pa­ción na­cio­nal. Si Río Cuar­to re­ci­bía una co­par­ti­ci­pa­ción com­pues­ta, en­tre otros con­cep­tos, por IVA e In­gre­sos Bru­tos, en­ton­ces, pos­tu­la­ron las em­pre­sas, era ile­gal agre­gar un nue­vo im­pues­to en­cu­bier­to ba­jo el ró­tu­lo de una ta­sa.

Los li­ti­gios lle­ga­ron has­ta el Tri­bu­nal Su­pe­rior de la Pro­vin­cia, que le dio la ra­zón a Río Cuar­to: en­ten­dió que la con­tra­pres­ta­ción de un Mu­ni­ci­pio no de­be ser in­di­vi­dual -es de­cir el con­tri­bu­yen­te no tie­ne que re­ci­bir de ma­ne­ra di­rec­ta el ser­vi­cio- si­no uni­ver­sal. En­ton­ces, el ca­mi­no en la Jus­ti­cia pro­vin­cial es­ta­ba alla­na­do pa­ra el Es­ta­do lo­cal: po­dría co­brar la ta­sa que le sig­ni­fi­ca­ba in­gre­sos anua­les de has­ta 14 mi­llo­nes de pe­sos en ple­na con­ver­ti­bi­li­dad.

Pe­ro las em­pre­sas ape­la­ron an­te la Cor­te Su­pre­ma y, ade­más, lle­va­ron sus plan­teos an­te los juz­ga­dos fe­de­ra­les or­di­na­rios. El Juz­ga­do de Bell Vi­lle en­ten­dió que Río Cuar­to es­ta­ba aten­tan­do con­tra la ley de co­par­ti­ci­pa­ción na­cio­nal y ha­bi­li­tó a las em­pre­sas a li­ti­gar en el fue­ro fe­de­ral.

Ese cam­bio de ju­ris­dic­ción gol­peó a las ar­cas mu­ni­ci­pa­les por­que mien­tras en la Jus­ti­cia pro­vin­cial ri­ge el cri­te­rio de que las em­pre­sas pue­den pre­sen­tar una de­man­da pe­ro, pri­me­ro, tie­nen que pa­gar la deu­da fi­ja­da por el Es­ta­do, en el fue­ro fe­de­ral es dis­tin­to. El pa­se a la Jus­ti­cia Fe­de­ral le im­pi­dió a Río Cuar­to co­brar­les a las em­pre­sas. Ca­si to­das evi­ta­ban a la Jus­ti­cia cor­do­be­sa.

Aho­ra, la Cor­te Su­pre­ma en­ten­dió que la Jus­ti­cia Fe­de­ral no es com­pe­ten­te pa­ra en­ten­der en cau­sas re­la­cio­na­das con tri­bu­tos pro­vin­cia­les o mu­ni­ci­pa­les. En el ca­so Pa­pel Mi­sio­ne­ro con­tra Pro­vin­cia de Mi­sio­nes, el má­xi­mo tri­bu­nal fi­jó, en una sen­ten­cia del 5 de ma­yo, que el fue­ro fe­de­ral no pue­de in­ter­ve­nir ni si­quie­ra cuan­do se ale­gue que se es­tá com­pro­me­tien­do la vi­gen­cia de la Ley Fe­de­ral de Co­par­ti­ci­pa­ción. Así, la Cor­te vol­vió a su an­ti­gua doc­tri­na.

A par­tir de aho­ra, con ese fa­llo co­mo an­te­ce­den­te, el Mu­ni­ci­pio, de la ma­no del es­tu­dio Vi­lle­gas Nin­ci, co­men­za­rá las ac­cio­nes pa­ra que to­das las causas que es­tán en la Jus­ti­cia Fe­de­ral pa­sen a la Pro­vin­cial. En­ton­ces, las em­pre­sas de­be­rán pa­gar la deu­da y los in­te­re­ses si es que quie­ren se­guir con la demanda.

"Es­te fa­llo es muy im­por­tan­te pa­ra no­so­tros por­que vol­ve­mos a un ám­bi­to en el que la ju­ris­pru­den­cia es fa­vo­ra­ble al Mu­ni­ci­pio. Ade­más, pa­ra no­so­tros vie­ne en un buen mo­men­to por­que toma­mos de­ci­sio­nes para ge­ne­rar una nue­va po­lí­ti­ca de in­gre­sos que nos es­tá per­mi­tien­do equi­li­brar las cuen­tas", ma­ni­fes­tó Gui­ller­mo Ma­na, se­cre­ta­rio de Eco­no­mía.

Os­val­do Nos­tra­la, ac­tual fun­cio­na­rio del Emos que es­ta­rá a car­go de la Po­li­cía Fis­cal, de­ta­lló que la de­ter­mi­na­ción de deu­das que aún no se han co­bra­do se­ña­la que ­po­dría­n in­gre­sar al Mu­ni­ci­pio "al me­nos 20 mi­llo­nes de pe­sos".

Comentá la nota