Con el fallo del TSJ, la Caja espera financiarse con títulos por valor de 130 millones de pesos

La Legislatura refrendará hoy el decreto del Ejecutivo provincial en que se acepta el fallo del Tribunal Superior de Justicia que fija el 18% como el tope de las jubilaciones a canjear por títulos en el marco de la ley de emergencia previsional. El otro debate por el 82% sobre el líquido de los activos comenzará en febrero.

La Caja de Jubilaciones espera poder cambiar 130 millones de pesos en títulos de Cancelación de Deuda, a partir de la resolución del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), con aquellos jubilados que perciben más de 6.000 pesos mensuales, y que por amparos favorables estuvieron percibiendo el 100 por ciento de sus haberes en pesos.

A partir del fallo del TSJ, unos 4.940 pasivos con amparos, deberán devolver en 30 cuotas los montos que cobraron en efectivo por encima del 82% de sus jubilaciones, lo que en la reunión que tuvo lugar hoy en la Legislatura entre el titular de la Caja, Osvaldo Giordano, el ministro de Justicia, Luis Angulo y los integrantes de las comisiones de Economía, Legislación General, y Previsional, se calculó en 130 millones correspondiente al ejercicio 2009.

"Los amparistas deberán devolver lo que cobraron en pesos sobre el 82% de sus haberes en 30 cuotas sin intereses", afirmó el legislador de Unión por Córdoba (UPC), Dante Heredia, en tanto aquellos que no se beneficiaron con los amparos, unos 2.720 jubilados, percibirán en seis cuotas la diferencia entre lo que se les canjeó en bonos (entre el 22 y el 27% de sus sueldos) para equiparlos con el "hasta el 18%" que fijó el fallo del TSJ.

De acuerdo al información suministrada en la Legislatura, habrá cuarenta días de plazo para la emisión de más títulos de cancelación de deuda y la realización del canje para aquellos pasivos que por la ley de emergencia previsional, deberán aceptar estos bonos en una proporción del 18% de sus jubilaciones, mientras que la Caja analizará caso por caso para fijar los montos definitivos.

El canje de dinero por títulos de deuda le permitirá a la Provincia financiar el déficit de la Caja, aunque más no sea en parte, ya que el rojo llega a los 1.164 millones de pesos anuales, mientras que el valor de los bonos más los intereses que estos devengarán, serán abonados por el ente previsional provincial cuando finalice la emergencia.

Los 130 millones de pesos que se canjarán por bonos representan un 11,5% aproximadamente del déficit total para 2009, y es considerada una ley positiva para la Caja.

La discusión que se abrirá en febrero será la interpretación de fondo del fallo del TSJ. El supremo tribunal provincial expresó que el cálculo futuro de las jubilaciones debe ser realizado sobre el 82% del sueldo líquido que percibe un trabajador del Estado, y no sobre el bruto, tal como lo establece la actual ley jubilatoria.

El gobernador Juan Schiaretti, al respecto, no se quiso expedir de manera tajante sobre el tema, aunque reconoció que es "un debate que debe darse la sociedad". El fallo del Tribunal Superior es un inicio para comenzar a darle previsibilidad a un sistema superado por algunos abusos, como el caso de aquellos jubilados que cobran más que los que están en actividad.

La ley de emergencia previsional vence el 31 de julio de 2010, y para algunos sería positivo que antes de esta fecha esté aprobada la reforma a la ley jubilatoria. De no ser así, la norma que habilita la emergencia previsional, contempla la posibilidad de prorrogar el régimen durante dos años más.

Comentá la nota