"Le fallé al grupo"

Andrés Ríos reconoce que cometió un error fuera de la cancha y por eso acepta la decisión de Gorosito de mandarlo a la Reserva. "No valoré lo que conseguí en el fútbol", confiesa...
"Me equivoqué".

No es normal escuchar esta frase en un mundillo propenso a la autoindulgencias, como lo es el fútbol. Pero Andrés Ríos pronuncia esas dos palabras apenas se prende el grabador. Sin evasivas ni pretextos, se hace cargo de lo que le pasa. O, mejor, de lo que le pasó en los últimos meses: fue marginado del plantel profesional luego de protagonizar un accidente automovilístico (con el coche que le había prestado un compañero) en la madrugada previa a jugar un partido de Reserva. A partir de ahí el mismo delantero que en otros tiempos supo rezar con Passarella se transformó en hombre de la Tercera. "Me equivoqué", repite.

-Se te nota arrepentido.

-Sí, tuve un error. Al día de hoy lamento lo que pasó.

-A pesar de que no tuviste un buen año, está instalado que te sacaron de la Primera por razones extrafutbolísticas.

-Es cierto...

-Directamente quedaste apuntado como que estás de joda... ¿Es así?

-No sé si de joda. En todos los entrenamientos me rompí el lomo. A esta edad uno puede salir a divertirse y después venir acá a River y matarse por dejar bien parado al club.

-¿Entendiste la decisión de Gorosito, cuando te desafectó del equipo? ¿Pudiste hablarlo?

-Sí, le pedí las disculpas que se merecía. Lo mismo hice con Oscar (Ahumada) y Marcelo (Gallardo), porque son los capitanes. Y después también hablé hacia todo el plantel.

-¿Por qué?

-Porque sentí que le fallé al grupo. Si bien lo que yo hago no tiene la repercusión que podría tener lo que haga uno de los grandes del equipo, entiendo que perjudiqué a todos. Esto no suma. Por eso quise poner la cara.

-¿Asimilaste la sanción? ¿Y si es así: considerás que te sirvió de algo?

-Sinceramente, sí. Igual me duele cada vez que veo que mis compañeros se están entrenando en otro lugar. Todavía me siento de la Primera. Sé que estoy recuperando el nivel, y eso es lo más importante.

-¿Qué debés recuperar más rápido, el nivel o la confianza perdida?

-Se empieza de cero. Debo volver a vivir todo lo que me pasó en la anterior etapa en Reserva. O sea, hacer como que nunca estuve en Primera y matarme para no volver a bajar más.

-¿Te costó asimilar la "fama" y todo lo que implica jugar en River?

-Y... uno es joven y se marea rápido. Me di cuenta de que todo lo que había generado no lo había logrado por salir sino por lo que hice en la cancha. El tema es que en un momento le di más importancia a lo otro. Ese es un error muy común de los jóvenes. A los grandes no les pasa por la experiencia. De hecho muchos grandes nos dan consejos en ese sentido. Pero ahora se que debo salir adelante.

-¿Seguís yendo a la iglesia con Falcao?

-Bueno, justo era una de las cosas que últimamente había dejado. Hace poco volví con mi señora y mi hijo, y fue una gran motivación. Me hizo bárbaro.

-¿Es cierto que eras uno de los mejores oradores de un grupo que se llamaba Locos por Jesús?

-Je, je. Muchas veces me tocó hacer oraciones en público. Y varios de mis compañeros de River, que en esa época participaban de los encuentros, como Carrizo, Augusto y el mismo Falcao, me felicitaban por cómo hablaba.

-¿Volviste alguna vez al barrio Zavaleta?

-Sigo yendo porque ahí está mi familia.

-¿Está difícil?

-Por todo lo que está pasando, debo entrar con más cuidado.

-¿Por la violencia ligada al paco o por los robos?

-El paco es uno de los problemas. Pero antes no era el paco. En estos lugares abunda la droga. Tengo un montón de amigos con los que me crié en la esquina de casa. Algunos cayeron en la droga, otros están robando, otros murieron, otros están presos y otros laburan. Cada uno puede intentar elegir su camino.

-¿Vos sentís que desaprovechaste el camino que habías iniciado?

-No sé. Pero sí digo que cuando llego a la casa de mis padres me doy cuenta de todo el recorrido de mi carrera. No me arrepiento de nada, aunque entiendo que no valoré lo que fui consiguiendo. Debo darme cuenta que si sigo metido puedo lograr mucho.

-En la Reserva terminaste jugando de enganche.

-Sí, fue algo que hablé con el Chapa Zapata. Me venía sintiendo más cómodo arrancando de atrás, y tuve buenos partidos.

-¿Vas a seguir en River?

-Mi sueño es consagrarme con la camiseta de River. Y si no, no voy a bajar los brazos. Estudiaré ofertas.

-¿Te avisaron si vas ir a la pretemporada?

-En este momento está difícil. Pero tengo fe, y nunca la pierdo. Si me toca seguir en Reserva, voy a matarme. Así volveré a tener una oportunidad,

Comentá la nota