Fallas en la emergencia contra la gripe: correo, bancos, guardias de Hospital y Terminal, los puntos críticos.

En los baños de la Terminal no hay alcohol. El Gobierno local no sabe cómo va a manejar el aluvión de familiares de internos de Sierra Chica, que llegan el sábado y se apiñan en los colectivos que salen hacia ese punto. En el Correo Argentino se manejó dinero sin alcohol, con mucha gente. El Banco Provincia tenía colas de decenas de personas, algunas resfriadas. Y en la guardia de pediatría los médicos del Hospital no tienen ayuda de los privados.
Hasta que se ajusten todos los detalles en la implementación de las medidas de emergencia contra la expansión de la gripe A, varios puntos flojos quedarán a la vista. Este jueves, cuando comenzó la veda de 96 horas para lugares de esparcimiento, y al entrar en vigencia las recomendaciones que dio el Municipio, este Diario On Line detectó las siguientes fallas, que no son todas:

El Correo, sin medidas. Fue uno de los principales lugares que quedaron bajo la crítica de la gente. Los empleados trabajaron sin barbijos ni alcohol, y por momentos el lugar tuvo la alta concentración de público de siempre.

Los bancos en general, el Provincia en particular. Otro de los lugares que llamó mucho la atención, y desde donde llegaron mensajes y llamados de la gente. Las colas largas tuvieron esta vez presencia de público que en algunos casos parecía resfriado o engripado. Fue uno de los lugares donde la medida general para cortar con la propagación del virus quedó seriamente bajo cuestión.

La Terminal I. Los empleados de limpieza no usan barbijo ni guantes. Solamente la sección de informes tenía a una empleada con barbijo, y con alcohol para las manos. En todas las ventanillas se atendía al público sin barbijos. En los baños no hay alcohol para limpiarse las manos, y tampoco buena ventilación.

La Terminal II. No hay ninguna previsión para el fin de semana, cuando lleguen los familiares de los internos de Sierra Chica, este sábado. Es un problema real, porque generalmente se agolpan en los colectivos de media distancia hasta la localidad donde está la prisión. Las autoridades municipales no tiene modo de extender la medida a los visitantes, y creen que si los retienen al llegar en Sierra Chica pueda haber un motín de protesta.

La Terminal III. El jueves tuvo situaciones excepcionales: la confitería estuvo abierta al público, como no podía estarlo ningún otro lugar de esparcimiento de la Ciudad, con gente en las mesas. Además, las empresas vendían toda su capacidad de asientos, y no la mitad como recomiendan las autoridades sanitarias. En este caso, el negocio se impuso sobre la salud.

La guardia de pediatría. Cuando se decretó la emergencia a los pediatras del Hospital se les dijo que tendrían el apoyo de pediatras del sector privado, pero este jueves los médicos públicos le hicieron llegar a Alfredo Waimann, director del centro de salud, una nota de reclamo. Al ver que no tienen el apoyo prometido pidieron una suba de guardias de 500 a 800 pesos, aduciendo que el trabajo trepó a registros de 200 asistencias por guardia. No les dieron esa mejora, y después mandaron cartas a la Secretaría de Salud, y al comité de crisis.

El reparto de comida en escuelas. A esta Redacción llamaron madres de alumnos de la Escuela Nº65 de Villa Aurora: ``dijeron que iban a dar bolsones de comida pero al final los chicos comieron en la escuela, y el viernes va a pasar lo mismo: los chicos que están enfermos en la casa no reciben la vianda´´, le dijo una mujer a este Diario.

Comentá la nota