Fallas de convocatoria dificultaron presencia mendocina en China

Cancillería abrió la inscripción para participar el 4 de enero, pero el plazo vencía el 8. La única firma local interesada al final desistió.
Desde el lunes y hasta pasado mañana, 80 empresas argentinas intervienen en sucesivas rondas de negocios y seminarios en busca de oportunidades en el mercado chino. Sin embargo, no hay presencias mendocinas, lo que, si bien no es el único factor que lo explica, tiene que ver en parte con lo acotado de los plazos de convocatoria e inscripción de las empresas: concretamente de sólo cuatro días.

La organización de la llamada Misión Comercial Multisectorial a Pekín y Shangai que encabeza el canciller Jorge Taiana contemplaba en principio rubros de interés para la provincia, como la metalmecánica, software, alimentos y maquinaria agrícola.

Fuentes de la fundación Pro Mendoza admitieron lo sorpresivo del vértigo organizativo impuesto por Cancillería.

De hecho, la Nación autorizó al ente a difundir la misión (no intervino en la coordinación), de la que hasta diciembre no se sabía absolutamente nada, a partir del lunes 4 de enero, y de entrada complicó su tarea: la invitación del Palacio San Martín con la firma del subsecretario de Comercio Internacional, Luis María Kreckler, debía distribuirse rápido entre centenares de empresas de su base de datos multisectorial, por la sencilla razón de que los empresarios tenían por delante 96 horas para decir si iban o no.

El viernes 8 vencía indefectiblemente el plazo de inscripción, pero en realidad el escrito tenía por fecha el 28 de diciembre. "Igual, es sólo un factor que podría explicarlo; también inciden las condiciones del mercado. ¿Habría una mayor presencia con más tiempo para inscribirse? Nadie podría garantizarlo; a veces, con un plazo de meses tampoco pasó", añadió una fuente consultada.

El factor Cristina y algo más

Lo cierto es que China estaba en la grilla de misiones comerciales del Gobierno argentino para 2010. No obstante, la confirmación de la visita oficial de Cristina Fernández de Kirchner a Pekín, que finalmente no fue, terminó por adelantar las fechas.

Esto tuvo su impacto en la organización. Adimra (Asociación de Industrias Metalúrgicas de la República Argentina), de la que forma parte la mendocina Asinmet junto a otras 16 cámaras regionales que integran 24 mil industrias del país, también planteó reparos.

"Surgió de un día para el otro. Normalmente Cancillería lo hace con anticipación de dos meses como mínimo, e incluso en una reunión informativa previa sobre costos para las empresas, modalidad de trabajo, y posibilidades en el mercado destino, que ésta vez no hubo", explicó Victoria Vidal, del área comercio exterior de la entidad.

Desde otro punto de vista, también la época jugó en contra. Así lo exponen en Cafim (Cámara de la Fruta Industrializada de Mendoza) al confirmar que algunos asociados recibieron una invitación que "llegó a contramano, ya que estamos en plena actividad. Además, China es un mercado con mucha competencia para nosotros". En otros casos la convocatoria ni fue recibida, ya que se encontraban en receso veraniego.

Al igual que la Presidenta, pero por motivos estrictamente comerciales, Belatrix era la única firma de Mendoza que se mostró interesada en participar, aunque finalmente desistió. Igualmente, no varían sustancialmente los planes de la empresa de software de Luis Robbio, que desde octubre de 2009 se instaló en China a través de una subsidiaria, Eastern Ocean Solutions, en sociedad con inversores de aquel país, "para atender al mercado asiático", explicó Robbio.

"Por eso, participar de la misión era más una cuestión protocolar. Sin embargo, decidir un viaje a China en cuatro días es una locura", consideró.

Comentá la nota