POR FALLAS EN LA CISTERNA SE DEMORARÁ LA PROVISIÓN DE AGUA POTABLE A CHACRA XIII

La Dirección de Obras Sanitarias Municipal detectó importantes falencias en la cisterna que el IPV (Instituto Provincial de la Vivienda) está construyendo en Chacra XIII, lo que impide que el Municipio pueda habilitar la provisión del servicio de agua. Por su parte, el ente provincial se comprometió a solucionar estos problemas.
La Dirección de Obras Sanitarias Municipal detectó importantes falencias en la cisterna que el IPV (Instituto Provincial de la Vivienda) está construyendo en Chacra XIII, lo que impide que el Municipio pueda habilitar la provisión del servicio de agua. Por su parte, el ente provincial se comprometió a solucionar estos problemas. "Una vez optimizado el servicio, Obras Sanitarias comenzará con las pruebas de mecanismo y limpieza de redes con alta graduación de cloro", explicó el Director del área, Carlos Carazo. El IPV deberá garantizar la extracción de toda el agua que vaya a las redes de cloacas, en todo momento en que se realicen las limpiezas y operaciones técnicas correspondientes, como así también a posteriori y mientras no se cuente con las plantas depuradoras de líquidos cloacales respectivas.

Carazo se refirió a la inspección realizada ayer por funcionarios del IPV: "Debemos comenzar por el principio. Nos comprometimos, en conjunto con la gente de Obras Públicas del Gobierno provincial, los representantes del IPV y la Dirección de Obras Sanitarias del Municipio de Río Grande, a darles agua a los vecinos". También aclaró que "esa provisión de agua quedaba supeditada a los informes y evaluaciones técnicas que se hicieran de todo el sistema es lo que se hizo justamente este jueves".

Agregó que el problema que se presentó ahora es que en la inspección que se realizó con los técnicos se llegó a la conclusión que, si bien es una cisterna nueva y moderna, le falta una serie de elementos. "Lo que más nos llamó la atención fueron los tres colectores torcidos que, por la vibración que ejerce la presión de agua, pueden romperse", afirmó el funcionario.

Estos colectores son tres caños grandes que ingresan a la cisterna con agua potable proveniente del acueducto. "Evidentemente tienen un problema de mala instalación, porque al estar torcidos, por más abulonados que estén, se pueden romper", insistió Carazo, quien luego agregó: "La presión de agua es muy grande cuando ingresa, y por eso hay que ser muy cuidados".

"De ahora en adelante, con la limpieza de redes que se deberá llevar a cabo, estamos a poco tiempo de recibir esta cisterna. Es muy importante que se repare ahora porque la empresa, junto con la gente del IPV y de Obras Públicas de Gobierno, se comprometió a corregir estas falencias, que son de funcionamiento", comentó Carazo.

Al margen de este problema, "el resto de los reclamos que le estamos haciendo a la gente del IPV: construir tres spyros de ventilación; baños para la guardia con calefacción; acondicionamiento en la sala de bombas y en la sala de grupo; y por sobre todas las cosas, una cuba de dosificación de cloro. Es vital, porque si nosotros no tenemos suficiente cloro en el agua, corremos el riesgo de que sufra en el trayecto al domicilio del usuario, algún tipo de contaminación", alertó y agregó: Más allá de que venga el agua potabilizada desde la planta, las cisternas de la ciudad deben contar, y de hecho las que posee el municipio las tiene, con cubas de dosificación de cloro ya que "la graduación de cloro en el agua que proviene de la planta potabilizadora sufre una disminución debido a la evaporación del mismo cloro. Por eso, es necesario darle un poco más de cloro para que al final de la línea, tenga el agua la misma proporción de este elemento químico, que es el que elimina cualquier compuesto orgánico", concluyó Carazo.

Comentá la nota