Una falla crucial toma fuerza como la principal hipótesis sobre la tragedia de Air France.

La hipótesis principal de las autoridades de Airbus apunta ahora al congelamiento de tres sensores de velocidad claves, que habrían enviado señales confusas a los pilotos.
Airbus advirtió a las tripulaciones de las aerolíneas que sigan los procedimientos normales si sospechan que los indicadores de velocidad están fallando, sugiriendo que un mal funcionamiento técnico podría estar detrás del accidente del avión de Air France de esta semana.

Los investigadores saben, por los mensajes automáticos finales del avión que se enviaron durante un periodo de tres minutos, que hay una "incongruencia" entre las diferentes velocidades de vuelo medidas poco después de que el avión entrara en una zona de turbulencias.

Esta incongruencia correspondería a un posible congelamiento de tres sensores de velocidad, orificios de menos de un centímetro de diámetro que se ubican bajo la trompa del avión.

Según la investigación, a las 2:10 del lunes el piloto automático del avión "está desconectado", lo que sugeriría que o los pilotos lo apagaron para poder controlar la nave en la tormenta (situación extraña para los analistas, ya que para ellos deberían haberla evitado), o que la propia computadora de abordo lo hubiese dado de baja ante las señales confusas que le mostraban sus instrumentos. Y aquí entrarían en juego los sensores de velocidad congelados, según explicó el diario La Nación.

Un telex de Airbus fue enviado a los clientes de su avión A330 a última hora del jueves, advirtiendo sobre la posibilidad de que estos instrumentos fallen. Una fuente de la industria dijo que ese tipo de advertencias sólo se envían si los investigadores del accidente establecieron hechos que consideran suficientemente importantes para transmitirlos inmediatamente a las compañías aéreas.

La recomendación fue autorizada por la agencia de investigación de accidentes aéreos francesa (BEA), a cargo del estudio del siniestro.

Se ha dicho que los niveles de velocidad registrados por los mensajes del avión mostraban una "incoherencia". Sin embargo, desde Airbus aseguraron que esto no significaba que los pilotos del avión siniestrado hubiesen hecho algo mal o que una falla de diseño fuera de algún modo responsable del accidente, sino que simplemente los equipos no funcionaron bien.

"Este Telex de Información de Avión es un documento de información que en ningún sentido implica culpa alguna", dijo el viernes Justin Dubon, un portavoz de Airbus.

El avión de Air France A330-200 hacía la ruta de Río de Janeiro a París cuando sufrió una rápida sucesión de problemas técnicos tras entrar en una zona de turbulencias en la madrugada del lunes, y es casi seguro que se precipitó en el Atlántico. Sus 228 ocupantes fallecieron.

Las autoridades brasileñas descartaron el jueves que los restos recogidos en el océano, a unos 1.100 kilómetros al noreste de la costa de Brasil, pertenecieran a la aeronave, como se había dicho anteriormente.

Los equipos de búsqueda encontraron varios lugares con restos esparcidos a lo largo de una zona, que abarca 90 kilómetros, y los barcos intentan recogerlos para esclarecer si el avión realmente cayó allí.

Más de 300 aviones similares al desaparecido de Air France - un Airbus A330-200 - están en servicio en todo el mundo.

Comentá la nota