"Falcao va a tener que rezar mucho".

¿Amenaza de Orión para el colombiano? Nada que ver. "Es Atleta de Cristo y ha mentido: yo no le dije nada antes del penal", aclaró.
No hay que hablar ni de Falcao ni de Méndez. Hay que jugar y nada más", marcó el camino Miguel Angel Russo luego del empate con River en Salta, con sus huestes todavía en llamas y un desborde adrenalínico padre de la violencia que San Lorenzo mostró en el campo de juego. Así, el técnico desnudó su malestar por la actitud de los futbolistas. Horas después, y luego de un entrenamiento del que los periodistas se fueron con la solitaria voz de Jonathan Santana en sus grabadores, Agustín Orión dio su parecer respecto del comportamiento del plantel tanto dentro como fuera de la cancha, e intentando cerrar de una vez por todas el capítulo Falcao, al menos en lo que a él respecta. "Yo no hablo más de él. Dije algo después de que lesionara a Méndez, en el partido por la Copa, pero quedó ahí", señaló. Eso sí, le dejó un mensaje al colombiano, a modo de despedida: "Se habló de que tuvo un entredicho conmigo y no fue así. Falcao va a tener que rezar mucho, porque es Atleta de Cristo y ha mentido: yo no le dije nada antes del penal. En Salta nunca me metí con él".

En la línea de lo que Russo había dicho al mediodía (ver "Nosotros..."), el arquero se alejó de las polémicas, en diálogo con Mariano Closs y su equipo, en Radio La Red. Para cortar de cuajo con la evidencia expuesta por Falcao (apenas terminó el partido dijo que Orión le había dicho cagón antes de que pateara el penal), señaló: "Estaba el referí al lado, ¿cómo le voy a decir eso? Si hubiese sido así, ¿qué tendría que haber hecho Maglio conmigo? Esto es simple: cuando dos quieren pelear se arma la pelea...". Y bajó la persiana. Sin embargo, sí profundizó sobre el comportamiento general, comentando que fue algo "que se dio en el partido, pero la serie en la Copa fue mucho más dura. Todo se acrecentó por la lesión del Gallego y por la forma en que River quedó eliminado. En Salta todo se originó con el grito de gol de Falcao, pero no pasó de ahí. ¿Lo de Bergessio? Fue una agarrada, nada más". En rigor de verdad, y analizando la publicación de Olé del día de ayer, en la que se contó que Russo, los dirigentes y los inversores están en alerta por la actitud negativa de los futbolistas tanto en público como en la intimidad, Orión intentó lavar culpas, señalando que "San Lorenzo es muy político. Hay gente que quiere instalar cosas para perjudicar". Pero enseguida admitió que en las horas posteriores al 2-2 con River, Russo les remarcó ciertos puntos relacionados con el comportamiento: "Miguel siempre habla después de los partidos. Ha hecho referencia, nos ha dado su parecer sobre lo bueno y lo malo. Somos conscientes de todo y eso es bueno. Además, acá hay un presidente y un cuerpo técnico, que marcan las pautas de convivencia". Entonces, ¿pasó algo? "Siempre hay contingencias y hubo nubarrones que hay que pasar", agregó, aportando claridad y remarcando que "el grupo está pasando un buen momento...".

Comentá la nota