Falcao: "Sólo me descargué".

RIVER: Dice que el plantel se siente tan mal como los hinchas. Y le quita trascendencia a su reacción tras el gol.
Extrañó ver a Radamel Falcao sacado. Sobre todo porque el colombiano es un ejemplo de prolijidad en River. Siempre. Pero está claro que el desahogo fue lo que lo llevó a festejar a puro grito su gol ante Gimnasia de Jujuy, tras el pase exacto de Marcelo Gallardo. Y ese nítido "¡no entienden, no entienden!" que él expresó con toda la voz frente a la platea Belgrano, fue más que elocuente en medio de su celebración.

¿Estabas enojado?

Puede ser. No sé, mirá, fue un desahogo. Yo hace muchos años que estoy en River y amo al club. Acá viví alegrías y tristezas. Y me da bronca pasar un mal momento con el equipo. Y a veces uno se carga, viene mal, y grita. Nada más... Este plantel deja todo en la cancha. A veces no se dan los resultados y otras veces, sí. Pero nosotros somos los principales que quedamos con dolor y con tristeza cuando no se dan las cosas como queremos.

La pregunta de Clarín dejó en evidencia el estado de ánimo de todo River. No sólo el de Falcao. Pero el colombiano se hizo cargo también de sus sensaciones. Lo seguro es que todo el plantel de River esperaba un recibimiento como el que tuvieron, o quizás más negativo aún. Y Falcao trató de explicarles, equivocado o no, a los hinchas que los jugadores también quieren ganar siempre.

La reacción de Falcao se dio pese a que él fue uno de los pocos que no fue silbado cuando los hinchas demostraron su descontento por la eliminación del equipo en la Copa Libertadores: "Yo trato de dar lo mejor de mi por el bien del grupo. Si me sale bien, excelente. Y si no, soy humano y me puedo equivocar. Yo me descargué independientemente de que me aplaudiesen. Es entendible el enojo de la gente porque no se consiguieron los objetivos deportivos. A mí me da lástima y tristeza vivir una situación como la que estamos viviendo porque quiero lo mejor para River", admitió.

Falcao es el goleador de River en el año con cinco conquistas en el torneo local y dos más en la Copa Libertadores. Por eso, hoy su juego es fundamental para River. La semana pasada no pudo concretar ante Boca en un mano a mano que le quitó el sueño, tal como él mismo reconoció. Ante los jujeños la historia cambió: "Este tipo de triunfos quitan un poco la bronca. Yo me puse mal tras el gol que erré en la Bombonera. Uno se queda con una deuda grande para sí mismo y no sólo para la gente en situaciones como ésa. Pero, bueno, el fútbol es así. Y por lo menos vamos pagando de alguna manera esa deuda", explicó.

Ahora River apunta sólo al torneo local, persigue a Vélez, y tiene arriba a Lanús, Colón y Huracán. No parece tanto desde los números, por más que desde lo futbolísitco River aparece bien lejos de poder pelear mano a mano el campeonato. Falcao contó: "Estamos a seis puntos y es una diferencia que se puede achicar. Hoy, las responsabilidades están para los de arriba. Pero nuestro desafío es ganar los partidos que nos quedan. Ahora, a Newell's; y luego,uno a uno a los rivales que nos toquen".

Falcao gritó y se desahogó. Hoy, River anda por la misma senda después de tanto golpe.

Comentá la nota