Facturas de luz: hay 100 millones por año que nadie sabe a dónde van

La Provincia cobra dos adicionales para la realización de obras eléctricas. Pero desde hace 20 años lo recaudado termina en el presupuesto general. Ahora abrieron una investigación
Los bonaerenses pagan dos adicionales en las facturas de luz que deberían destinarse -según las leyes por las que fueron creados- al desarrollo de obras eléctricas. Hace casi 20 años, sin embargo, que ese dinero (unos 100 millones de pesos anuales en toda la Provincia) se deriva a "rentas generales", asignándolos a otros gastos que nada tendrían que ver con obras vinculadas al servicio eléctrico.

El tema ha sido denunciado ahora por legisladores bonaerenses y se ha abierto una investigación en el Juzgado Municipal de Defensa del Consumidor de La Plata.

Dos detalles que figuran en las boletas de electricidad como decreto ley provincial 7.290 -Fondo Especial de Desarrollo Eléctrico- y decreto ley 9.038 -Fondo Especial para Grandes Obras-, corresponden a un "impuesto" y un "adicional" con asignaciones específicas, creados en 1967 y 1978, cuya recaudación debe asignarse exclusivamente a estudios, proyectos y trabajos que incrementen el desarrollo eléctrico de la Provincia, y a la construcción de tres obras generadoras de energía en Bahía Blanca y Balcarce, así como sus interconexiones.

Sin embargo, los montos obtenidos, que representan el 15% del total del consumo de energía de cada usuario bonaerense, no fueron destinados a la construcción de dichas obras ni al desarrollo del sistema eléctrico. Ya en 2001 la Dirección Provincial de Energía, bajo el mando de José Alberto Suárez Lynch, debió responder a un pedido de informes de la Legislatura, en el que asumía que desde hacía diez años no se realizaban inversiones en el área. Al mismo tiempo, la propia Legislatura aprobaba en la ley de presupuesto de cada año que lo recaudado para esos fines se destinara a "rentas generales".

"El Estado no está utilizando el dinero que cobra para lo que debería utilizarlo, por eso presentamos la denuncia. Queremos una medida precautoria para no pagarlo más", dice el senador radical Diego Rodrigo, quien denunció la irregularidad. "La Provincia está manejando discrecionalmente un dinero que tiene un fin específico, y ante la negativa por parte de la Legislatura de tratar un proyecto de derogación de esos adicionales, presentamos la demanda".

Según el legislador, año a año ambas cámaras legislativas aprueban junto con la ley de presupuesto, la derivación de esos fondos especiales recaudados para las obras de energía eléctrica a rentas generales, modificando un destino específico que figura en las leyes que los crearon, y alterando el espíritu de la contribución. En el año 2000 fueron $150 millones; en 2001, $119 millones; en 2002, más de 120 millones y a partir de 2004 casi 130 millones, cuyo destino eran obras en la Laguna La Brava, en Balcarce, en Bahía Blanca, y las interconexiones entre ambas.

OTROS DESTINOS

En septiembre de 2008 fue aprobada la Ley 13.863, que autoriza que el dinero obtenido a través de estos dos adicionales, que no sea utilizado para sus fines, financie los gastos del presupuesto general, procurando "hacer prevalecer el principio de unidad de caja". Esta nueva norma permite disponer del Fondo Especial de Desarrollo Eléctrico y del Fondo Especial para Grandes Obras de manera discrecional y sin que la Legislatura bonaerense deba autorizarlo cada año, como venía sucediendo.

Consultado por este diario, el abogado Carlos Botassi afirmó que "esa ley, al disponer que aquellos ingresos generados durante 40 años, debido a la omisión de la propia Provincia en realizar las obras, pasen a formar parte del financiamiento de gastos del Presupuesto General, incurre en una grave irregularidad". Explicó que "esas sumas fueron imputadas a un fondo destinado a la obra pública y si la misma no se lleva a cabo, deberían reintegrarse a quienes las aportaron".

Si bien en algunos casos estas contribuciones parecen pequeñas, a través de ellas el Gobierno provincial recauda anualmente de los usuarios del servicio eléctrico un promedio de casi 100 millones de pesos (50 por cada gravamen), independientemente de las contribuciones provincial y municipal, de 0.64% y 6.42% respectivamente, y del aporte al Fondo Provincial de Santa Cruz, que a partir de una ley nacional adiciona el 0.6% a cada usuario. Sin embargo, ya en 2001 la Dirección de Energía provincial informaba oficialmente que "hace prácticamente diez años que no se invierte en obras de infraestructura para el sistema eléctrico provincial", por lo que desde 1991 hasta esa fecha, las sumas acumuladas de cada año han tenido otro destino.

PIDEN QUE NO SE COBRE MAS

El juez del Juzgado Municipal de Defensa del Consumidor de La Plata, Dante Rusconi, se declaró competente en la causa iniciada por los senadores Diego Rodrigo y Jesús Porrúa, quienes no sólo acusan al Poder Ejecutivo de un "manejo indebido" de los fondos eléctricos, sino que además exigen una medida preventiva que interrumpa el cobro de los adicionales en las facturas de electricidad.

"Nos presentamos en calidad de usuarios porque en el Senado no éramos escuchados, y si bien buscamos que no se nos cobre más el adicional, el objetivo es que sea extensivo a todos los ciudadanos de la provincia de Buenos Aires", explica Porrúa, y agrega que "el juez acaba de remitir una copia a un fiscal de Cámara, por lo que puede haber razones para pensar que se estaría ante el incumplimiento de funcionario público".

"Los fondos nunca se utilizaron en sus objetivos y el Ejecutivo les modifica el destino, cosa que no puede hacer porque son fondos afectados. Y si se piensa que estas cifras tienen décadas, hablamos de montos incalculables con las que estafaron al usuario porque son impuestos con destino", sostiene el legislador.

RESPUESTAS Y MAS DUDAS

En 2001 la Dirección Provincial de Energía, dependiente del ministerio de Infraestructura, respondía a un pedido de informes realizado por la Cámara de Senadores bonaerense, en el que se le preguntaba por los fines "detallados" de las sumas de ambos impuestos y las prioridades en su aplicación, entre otros datos. Sin embargo, la respuesta abrió más dudas: "Una parte de lo destinado es transferida al Banco Provincia (...), el resto, aún cuando no se tiene un conocimiento fehaciente de su magnitud, se estima, debería haberse destinado al pago de certificados de obras anteriormente contratadas por el Ente Provincial Regulador de la Energía -que fue suprimido- (...), ya que la administración de esos recursos no depende de la institución".

El adicional en las facturas de energía creado por el decreto 9.038, en 1978, tenía como objetivo que los fondos fueran destinados a "la financiación de las inversiones que demande la Central de Acumulación por Bombeo en Laguna La Brava (Balcarce), radicación de potencia de base en el área de Bahía Blanca y sus interconexiones". Cuando se le preguntó a la Dirección de Energía sobre el estado de estos planes, se informó que de las tres obras sólo se construyó la radicación de potencia de base, una central eléctrica Comandante Luis Piedra Buena, en Bahía Blanca, mientras que el resto de los trabajos nunca pasaron "la etapa de proyecto".

El juez Rusconi pidió explicaciones a la cartera de Infraestructura bonaerense. Obtuvo como respuesta que desde 1999 "no administra los fondos de los decretos leyes". El ministerio de Economía, que también fue consultado, notificó que "las facultades de administración de dichos tributos corresponden a la Dirección Provincial de Energía, dependiente de Infraestructura". El Bapro, por su parte, respondió al juez que la información suministrada resulta "insuficiente para determinar qué dependencia de la institución debe dar respuesta" al oficio.

Edelap, también citada en calidad de agente de retención, informó en el expediente que entre 1998 y 2008, se obtuvieron en su área de influencia -La Plata, Berisso, Ensenada, Magdalena y Brandsen- por el Fondo de Desarrollo Eléctrico, $73.508.759, mientras que por el Fondo Especial para Grandes Obras, lo recaudado fue de $39.358.128. Son casi 10 millones de pesos por año que los clientes de Edelap pagan para una cosa y se utilizan para otra.

10 MILLONES

Es el monto aproximado que recauda cada año Edelap por dos adicionales que fueron impuestos para el financiamiento de obras eléctricas. En toda la Provincia, son unos 100 millones por año. Toda esa plata se derivada a “rentas generales” en lugar de asignarlas al fin para el que se cobra.

Comentá la nota