Con la factura eléctrica, llegan a Entre Ríos los reclamos

La Defensoría del Pueblo de la capital entrerriana comenzó, en los últimos días, a recibir presentaciones de usuarios de la energía eléctrica, que con la boleta en la mano advirtieron fuertes incrementos en la tarifa del servicio respecto a bimestres anteriores, según informó en su edición de ayer El Diario, de Paraná.
Tanto es así, que se registraron casos en los que la suba duplicó –y hasta sobrepasó el 100 %- los montos que venían pagando, sin que el consumo haya tenido variaciones notorias respecto de otros períodos ni haya sobrepasado los 1.000 Kilowatios, tope tras el que empieza a operar el nuevo cuadro tarifario dispuesto el año pasado.

También llegaron a la Defensoría productores avícolas, de localidades cercanas a Paraná, preocupados tras recibir las facturas con fuertes subas. Así lo informó la defensora Martha Benedetto, quien dijo que la semana pasada comunicó la situación al Ente Provincial Regulador de la Energía (EPRE).

Cabe recordar, que en diciembre se conocieron detalles de las nuevas tarifas, que entraron en vigencia a partir de octubre pasado. En esa oportunidad, la distribuidora Enersa comunicó que en Entre Ríos, sólo el 3,5 % de los usuarios residenciales iba a percibir aumentos en sus boletas y se trataría de aquellos que consumen más de 1.000 kilowatios hora bimestrales. En tanto, la variación iba a tocar sólo al 5 % de los comercios. La suba para esos sectores –según se había explicado- se debía a la decisión del Gobierno nacional –anunciada por el ministro Julio De Vido, el 31 de octubre- de eliminar los subsidios a la energía eléctrica.

Reclamos

Con la llegada de las primeras facturaciones en 2009, la Defensoría recibió dos tipos de reclamos: uno, de usuarios residenciales que –en casos- sin haber consumido más (ni sobrepasado los 1.000 kilowatios) vieron duplicado el costo de la tarifa y el otro planteo, de clientes que han notado incrementos en las cantidad de kilowatts –en comparación con igual período del año anterior- sin que hayan intensificado la demanda de energía. Este sería el caso de productores avícolas: “Ellos sostienen que les ha venido, en la factura, un consumo casi del doble y consideran que, en realidad, el consumo ha sido prácticamente el mismo porque no han aumentado la producción y tienen la misma cantidad de pollos. Por eso creen que alguna falla (en la confección de la factura) tiene que haber”, explicó Benedetto. Al respecto, dijo que trasladó la inquietud al EPRE, que se “comprometió a revisar” el tema, y también a la Secretaría de la Producción. Ante los planteos, la Defensora indicó que el primer paso consiste en corroborar si no ha habido algún error en las boletas y luego, en ahondar en la “razonabilidad del aumento”.

Según se estima, durante esta semana continuarán presentándose reclamos ante la Defensoría y ya lo harían comunidades vecinales. Es que “aparentemente el aumento iba a afectar sólo a aquellos que consumieran más de 1.000 kilowatios. Sin embargo, las presentaciones que hemos recibido han afectado a aquellos que han consumido menos de 1.000 kilowatios”, detalló Benedetto.

Comentá la nota