Facilitan la asistencia a bancos ante la caída de depósitos

El Central les prestará contra la cesión de carteras de créditos
El renacido apetito por el dólar les restó a los bancos unos $ 2850 millones en plazos fijos del sector privado durante octubre, pese a que éstos intentaron retener a sus ahorristas incrementando en poco más de 5 puntos porcentuales (del 11,6 al 16,7% anual) la tasa de interés promedio que ofrecían pagar por este tipo de colocaciones.

El dato surge de la versión limitada del tradicional informe monetario semanal que cada viernes da a conocer el Banco Central (BCRA). Por motivos no esclarecidos al cierre de esta edición, la entidad sólo divulgó el comentario con que el suele acompañar los gráficos que entregan un mayor detalle de los movimientos del sistema financiero cada semana.

El sistema local repitió la experiencia de mayo pasado, cuando los bancos resignaron más de $ 3000 millones en depósitos privados a plazo por la incertidumbre que generó el extendido conflicto entre el Gobierno y el campo. Esa desconfianza tuvo su correlato en el mercado cambiario local.

Según los datos dados a conocer anoche, en la semana que va del 27 al 31 de octubre los depósitos privados totales del sistema bancario crecieron en $ 1123 millones, básicamente por el aumento de 2171 millones que mostraron las colocaciones en cuentas a la vista. Este tipo de depósitos comienzan a expendirse en la última semana de cada mes por las acreditaciones en cuenta que realizan las empresas que liquidan haberes a sus empleados a fin de mes.

El detalle informado por la entidad que conduce Martín Rerdao permite inferir que la cancelación de plazos fijos en la semana alcanzó los $ 1048 millones, lo que ayudó a elevar la caída total del mes a los 2850 millones antes consignados.

Ventanilla abierta

Para evitar posibles problemas por situaciones de liquidez, y en un reconocimiento explícito a la caída de depósitos, el BCRA anunció anoche medidas para "extender el brazo de asistencia financiera a todo el sistema, inclusive a las entidades más pequeñas y especializadas". Puso en marcha un sistema de "precalificación de garantías", vigente por 90 días, que permitirá a las entidades entregarle cartera crediticia a cambio de "acceder en forma inmediata a la asistencia por iliquidez transitoria", lo que significa la instrumentación de una ventanilla automática anticrisis.

Paralelamente, el Central amplió la posibilidad de acceso a la asistencia por iliquidez al contemplar ya no sólo "la caída de depósitos sino también la disminución en otras fuentes de financiamiento (préstamos interfinancieros, líneas del exterior)", lo que deja abierta esa opción incluso a bancos que no tomen depósitos.

Comentá la nota