Facciones palestinas rechazan el plan egipcio por “ayudar al enemigo”

Facciones palestinas rechazan el plan egipcio por “ayudar al enemigo”
La propuesta no tuvo el visto bueno por intentar bloquear "la resistencia mientras le concede" a Israel "manos libres".
El plan propuesto por Egipto para frenar las hostilidades en la Franja de Gaza, que ya se llevó la vida de 765 personas, fue rotundamente rechazado por diez facciones palestinas, incluida Hamas, porque impondría "restricciones sobre el movimiento de resistencia" para "bloquearlo mientras le concede al enemigo (Israel) manos libres".

A través de un comunicado emitido desde una sede en Damasco, advirtieron que "la iniciativa sólo podría ayudar al enemigo a lograr los resultados que no ha podido obtener hasta ahora" ya que no ven en ella "ninguna base válida para ninguna solución aceptable".

Dichas facciones descreen del supuesto objetivo del plan, que habla de"un cese del fuego inmediato", negociaciones israelí-palestinas en Egipto para terminar con el contrabando fronterizo de armas, la reapertura de fronteras entre Israel y Gaza, cerradas desde que Hamas tomó el poder en ese territorio en junio de 2007 tras destituir al presidente Mahmoud Abbas, y una posible reconciliación interpalestina con mediación egipcia.

En el mismo escrito, los grupos palestinos cuestionaron la participación de otros países árabes en el plan, aunque no nombraron a ningún estado en concreto.

También, rechazaron el despliegue de observadores internacionales en la franja, y renovaron los llamamientos a Israel para que "detenga la agresión, se retire inmediatamente, levante el bloqueo y abra los pasos fronterizos, particularmente el de Rafah", en la frontera entre Gaza y Egipto.

Por su parte, el gobierno de Jerusalén aceptó una tregua humanitaria de tres horas que se repetirá diariamente y seguirá jugando la carta diplomática con la intención de ganar tiempo ante la comunidad internacional, que presiona cada vez con más fuerza para promover el cese definitivo de los combates.

COHETES DESDE EL LÍBANO. A los cruentos combates israelíes desde hace dos semanas en la Franja de Gaza se le sumó un nuevo actor, tras la caída de al menos cuatro cohetes lanzados desde el Líbano contra el norte de Israel.

Uno de ellos atravesó el techo de una residencia de ancianos, diez kilómetros al sur de la frontera con el Líbano, e hirió a tres personas. Otros tres cayeron en los alrededores de la ciudad sin ocasionar daños, según la radio israelí.

Los ataques provenientes desde el Líbano desataron una respuesta inmediata del ejército israelí con fuego de artillería, según confirmaron funcionarios del Estado hebreo.

Respecto del origen de los ataques, Hamas se apresuró a negar que no había sido esa organización la que lanzó misiles contra Israel. "No ha sido ninguna facción palestina y no sabemos quién ha lanzado los misiles", declaró Raafat Morra, portavoz en Beirut del movimiento islamista. "Hamas lleva su combate en el interior de Palestina y tenemos por regla no utilizar ningún territorio árabe para responder a la ocupación. Es una política firme", agregó.

Ahora, todas las miradas apuntan contra Hizbulá que, según fuentes locales, este miércoles había comenzado a movilizar a sus milicianos en el sur del Líbano, en un despliegue que permitiría inferir la posibilidad de un ataque. De hecho, el líder del grupo, Hassan Nasrallah, amenazó ayer a Israel con una respuesta "mucho más dura que la de julio de 2006", cuando se desarrolló la guerra del Líbano, en caso de una nueva agresión contra su territorio.

En tanto, Israel profundizó su ofensiva y bombardeó al menos 40 objetivos en la Franja de Gaza, concentrándose en la ciudad de Rafah, donde se encuentran los túneles empleados en el contrabando de armas con Egipto, según la defensa civil palestina.

Los ataques aéreos también fueron dirigidos contra la ciudad de Jan Yunes, la mayor del sur de la Franja y bastión del movimiento islamista Hamas, según las mismas fuentes. Además, decenas de tanques israelíes, apoyados por helicópteros, entraron en el sur del territorio palestino durante la madrugada.

MILES DE PALESTINOS HUYEN DE LAS BOMBAS. Mientras siguen cayendo las bombas, miles de palestinos abandonaron hoy el sur de la Franja de Gaza y la localidad de Rafah, huyendo de los intensos ataques de la Fuerza Aérea y la artillería israelíes que buscan hundir túneles en esa zona. La ofensiva ya dejó más de 700 muertos, la mitad de ellos mujeres y chicos.

Antes de los ataques, aviones israelíes lanzaron esta tarde cientos de panfletos en los que se pedía a la población que evacuase sus casas. Cuando caía la tarde, los aviones comenzaron a bombardear la zona de forma masiva a la altura del corredor Filadelfi, la frontera entre Gaza y Egipto.

Según testigos palestinos, decenas de familias dejaron sus casas y pertenencias y se encaminaron hacia el norte en busca de refugio, sin saber si podrán volver a ellas.

El futuro de los túneles es una de las cuestiones vitales para Israel en las negociaciones para cesar la ofensiva Plomo Fundido, que hasta ahora costó la vida a más de 700 palestinos y dejó otros 3.000 heridos.

Comentá la nota