Fábricas fueguinas proponen reducir producción y salarios

Las propuesta es parar un día por semana y recortar los salarios 20%. Algunas firmas paralizarían toda la producción. El gremio planea protestas y movilizaciones
Las fábricas de productos electrónicos de Tierra de Fuego propusieron al gremio metalúrgico provincial la inmediata implementación de un plan de emergencia por cuatro meses, con reducción de la jornada laboral y un recorte del 20% en los salarios a cambio de garantizar la estabilidad laboral de los 2.500 operarios del sector. La iniciativa fue tomada por las empresas nucleadas en Afarte (Asociación de Fabricantes Argentinos de Terminales Electrónicas) ante la caída de las ventas y la rentabilidad de la actividad por efecto de la crisis global, pero fue rotundamente rechazada ayer por los operarios nucleados en la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) local, que desde mañana iniciarán un plan de lucha con protestas y movilizaciones en toda la provincia.

En Brasil, las fábricas metalúrgicas de San Pablo alcanzaron el lunes un acuerdo para reducir salario y la jornada laboral.

“Se rechazó en todos los términos la propuesta de Afarte y se ratificaron los reclamos por la estabilidad, los salarios y las condiciones dignas de empleo”, advirtió la conducción de la UOM fueguina a la vez que anunció la movilización que realizarán mañana en la ciudad de Río Grande.

La semana pasada los representantes de las fábricas electrónicas fueguinas plantearon al gremio y a la gobernadora Fabiana Ríos la necesidad de aplicar un plan de contingencia por cuatro meses, consistente en suspender la producción un día por semana y recortar los salarios 20% para evitar tener que disponer despidos. “La intención es poder preservar la totalidad de las fuentes de trabajo del sector y equilibrar la producción hasta tanto se agoten los stocks acumulados, pero es un esquema transitorio, no es algo que las empresas queremos para siempre”, explicó a El Cronista el empresario Alejandro Mayoral, titular de Afarte.

Sostuvo que la producción electrónica fueguina atraviesa un escenario de “rentabilidad muy comprometida y en algunos casos negativa” a raíz de los problemas de retracción de la demanda y caída de precios generada a partir del impacto de la crisis internacional. “A esto se suma la sobreoferta de productos electrónicos internaciones que alteran la competitividad y complican aún más la situación”, apuntó.

Si bien Mayoral desmintió que la intención de Afarte sea la de paralizar en forma total la producción por 120 días, desde la UOM indicaron que en las reuniones que mantuvieron en los últimos días, los empresarios del sector deslizaron que en los casos en que algunas fábricas necesitaran suspender sus tareas durante un mes se garantizaría el pago de un salario mínimo de $ 1.500, una alternativa que fue también desestimada por el gremio. “Se rechazó en todos sus términos la propuesta de Afarte, como así también la posibilidad de acordar suspensiones por empresa”, señaló la dirigencia sindical.

También la gobernadora Ríos cue

stionó el planteo formulado por las fábricas dedicadas a la producción de artefactos de audio, aire acondicionado, TV, cámaras y autopartes. “No creemos que se traten de medidas acertadas” frente al contexto de crisis, opinó la mandataria y consideró “razonable y lógica” la decisión de los trabajadores nucleados en la UOM de rechazar el plan de contingencia planteado por el sector empresario.

Comentá la nota