Los fabricantes de muebles, entre la crisis y la invasión de importaciones

No están en el ojo de la tormenta, pero sus ventas cayeron entre el 15% y el 20% desde que comenzó el crack mundial. La devaluación del real brasileño terminó de complicar la situación por el ingreso de mercadería del vecino país. Hoy comienza una feria internacional para reactivar la comercialización.
La industria de la madera mira de costado la crisis mundial sin lograr esquivar por completo los efectos recesivos que ya se están percibiendo en buena parte de la producción nacional, en especial la vinculada directamente al agro.

Los fabricantes de muebles admiten que las ventas ya no son las de hace un año atrás, y estiman que el retroceso alcanza entre el 15 y el 20 por ciento. Pero además de los efectos globales tienen otras dos nuevas dificultades que hasta marzo de 2008 no aparecían en el horizonte: el freno de la economía doméstica por la puja entre el campo y el Gobierno, y la decisión de Brasil de devaluar su moneda para ganar competitividad, lo que trajo aparejado un mayor ingreso de mercadería desde ese país.

Esto los llevó a recortar horas extras al personal, aunque por ahora no se habla en el sector de aplicar suspensiones o despedir parte del mismo.

“La Federación que nos nuclea a nivel país tiene acordada una reunión con productores de Brasil para acordar un plan que nos permita seguir desarrollando la industria de los dos países eliminando los efectos negativos que podamos tener unos sobre otros. Acá nadie quiere que se impida el ingreso de muebles al país, pero sí que se busquen mecanismos para que esa llegada no sea masiva”, explicó Marcelo Capaldi, de la Cámara de la Madera y Afines de Río Cuarto.

De acuerdo a un comunicado de las cámaras de la Madera de Río Cuarto, Córdoba y San Francisco, que en conjunto organizan desde hoy y hasta el sábado una nueva edición de la Feria Internacional Fimar, “en la actualidad la industria está muy afectada por el fuerte ingreso de muebles importados. Cabe mencionar que a nivel nacional, esta actividad mueve unos tres mil millones de pesos anuales; y ocupa una plantilla aproximada de 100 mil personas, que en los últimos seis años presentó un incremento de casi el 70%. Crecimiento actualmente amenazado por la falta de políticas que protejan lo que se produce en el país y le otorguen ventajas competitivas frente a lo que ingresa”explicaron.

Ante esto se avanza en la implementación de una etiqueta que diferencie al mueble argentino del importado, a lo que se sumaría un sobrecosto de esa distinción para el que ingrese al país. Esto por un lado permitiría el reconocimiento de la producción nacional y por otro, daría mejores condiciones de competitividad al fabricante local.

Lo cierto es que desde hoy en Córdoba los industriales buscarán frenar la caída de ventas a través de la organización de Fimar donde aceitarán contactos con compradores de otros países como México, Estados Unidos, Rusia y Venezuela entre otros.

“Fimar es el espacio creado para desarrollar el potencial productivo y creativo de la industria del mueble argentino, hoy una herramienta más que necesaria para ser parte de la evolución que exigen los tiempos que corren”, señalaron los organizadores.

“Cuando comenzamos a organizarla, hace 12 meses, después de la experiencia del año pasado, no pensamos que íbamos a tener este contexto. Ahora se convirtió en una herramienta importante para concretar ventas y tomarle el pulso al año que para nosotros se extiende de marzo a octubre”, explicó Capaldi, quien agregó que: “Este año vemos que los exponentes, que son de todo el país, invirtieron mucho en los stands y nos sorprendió contar con un 40% más de superficie cubierta que en 2008”, remarcó el empresario maderero local.

10

Son los millones de dólares que el Banco Nación dispuso para financiar ventas de muebles al exterior en un plazo de 12 meses y a una tasa anual del 6,5%. Además, para el consumo interno habrá un plan a 18 ó 24 cuotas sin interés con tarjeta Nativa para la compra de muebles argentinos en comercios de todo el país.

¿Qué es Fimar?

Es la Feria Internacional del Mueble Argentino organizada por la Cámara de la Madera de Córdoba, Cámara de la Madera y Afines de Río Cuarto y Cámara de la Madera y Afines de San Francisco. Fue ideada por empresarios que son parte de la industria del mueble.

Está destinada específicamente a operadores comerciales, gerentes de compra, diseñadores, arquitectos y comunicadores especializados, de Argentina y el mundo.

Con la presencia de 70 firmas en su espacio expositivo, a FIMAR 08 la recorrieron más de 3.000 visitantes. Entre ellos, se destacó la presencia de operadores comerciales de distintas provincias del país y de Estados Unidos, Rusia, Uruguay, Venezuela, Chile, Guatemala, Colombia y México.

Se realiza al inicio del año comercial, para tomar con anticipación el pulso económico y planificar la actividad con transacciones concertadas, contactos y nuevas ideas.

Se emplaza en un lugar estratégico. Centro del país y próxima a los polos productores de muebles más representativos de Argentina, Córdoba se erige como punto ideal de encuentro, dentro de los corredores comerciales de Latinoamérica y el mundo.

Desde la fábrica

“Por ahora no estamos tan perjudicados por la crisis como otros sectores industriales, sin embargo sí tenemos una caída en las ventas de entre el 15 y el 20 por ciento. Esto nos llevó a recortar horas extras a los trabajadores, aunque no estamos por el momento pensando en suspensiones o despidos”, explicó Marcelo Capaldi.

Comentá la nota