Fabricantes de autos reclaman congelar salarios por seis meses

Para reducir costos y adecuarse al nuevo escenario de menos producción y ventas, las automotrices quieren firmar una “paz social” con los gremios para no tocar sueldos
Mientras desde la CGT se grita a los cuatro vientos que no están dispuestos a resignar aumentos de sueldo ni otros reclamos laborales a cambio de que no haya despidos, las fábricas de automóviles radicadas en el país comenzaron a ponerse de acuerdo para retrasar la discusión salarial para mitad de 2009.

Las negociaciones con el Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (Smata) deberían empezar a fines de diciembre o, a más tardar, principios de enero.

Pero bajo el argumento de una “paz social”, las terminales piden una tregua de seis meses para readecuar sus costos al nuevo escenario de menos ventas y producción que vislumbran para 2009.

Así lo aseguró el presidente de Renault Argentina, Dominique Maciet, en la presentación del nuevo Renault Symbol, un sedán de producción nacional. “Se necesita cierta paz social, por eso para 2009 tenemos que pedir una pausa durante el primer semestre en las negociaciones con los sindicatos”.

Pero no sólo la marca del rombo se plantea esta “pausa”. Según dijo el también presidente de la Asociación de Fabricas de Automotores de la República Argentina (Adefa), “es una posición compartida entre todas las fabricantes”.

Consultado sobre cuál será el ofrecimiento de las terminales al sindicato a cambio de modificar en seis meses la discusión por la pauta salarial, Maciet dijo que aún deberían juntarse con Smata para discutirlo. “Tuvimos contactos informales con el sindicato en Córdoba y en Buenos Aires, y la sensación es que hay receptividad para conversar”, dijo el ejecutivo.

Desde el sindicato confirmaron a El Cronista que aún no hubo “conversaciones serias” con las terminales y que “depende” de lo que ofrezcan, pero que existían “pocas posibilidades” de realizar esa concesión.

De no conseguir este objetivo, la industria también está preparando un nuevo pedido al Gobierno relacionado al reembolso del IVA técnico. “Estamos en conversaciones, si acordamos, nos servirá mucho”, agregó.

La intención de dilatar las conversaciones por aumentos salariales está estrechamente vinculada con la visión de un 2009 de sólo 500.000 unidades contra las casi 600.000 que se estiman para este año.

Como otra opción, Maciet mencionó la necesidad de trabajar “profundamente” los costos. “Renault tiene un plan de aquí a dos años para reducirlos”, dijo el empresario para luego afirmar que el objetivo “es más importante que trabajar sobre los precios”.

En busca de liquidez

En forma paralela a esta discusión por salarios, la terminal francesa está a punto de lanzar la Koleos, una camioneta 4x4 que le permitirá entrar a competir en ese segmento. Asimismo, y pese al escenario incierto que se plantea para 2009, Maciet adelantó que la compañía tiene firmado un “precontrato” para un nuevo modelo.

Este auto se sumaría al Symbol, lanzado ayer durante una presentación en la cual también estuvo presente Jérôme Stoll, presidente Renault Brasil y Mercosur, quien dijo que la estrategia de la marca para 2009 “es conseguir cash”.

Luego de asegurar que en la Argentina “se perdió competitividad” por la “fuerte fluctuación” del tipo de cambio, el ejecutivo regional aseguró que la estrategia para el año entrante es “concentrar todos los esfuerzos en el cash, la prioridad es conseguir la liquidez que necesitamos”. Aunque reconoció que aún no se encuentra una respuesta a la crisis, y que en la región no se sintió todavía la profundidad de esta, Stoll insistió en la idea de tener caja ya que las compañías “no quiebran por malos resultados, sino por falta de liquidez”.

Comentá la nota