"Si Fabbiani no va a Esperanto ahora, ¿cuándo va a ir?".

RIVER: Pipo banca al Ogro: quiere que baile adentro y afuera. El técnico responde todo y revela un consejo de De Vicenzo sobre la suerte.
Cuando te llamaron de River, ¿dudaste?

-No, estaba convencido. ¿Cómo no vas a querer dirigir a River? No pensás si está bien, regular, mal o último.

-Y cuando perdiste el segundo superclásico, ¿imaginabas estar puntero en la tercera fecha?

-Soy muy optimista, no miro para atrás. Y sí, uno se genera las expectativas máximas. Tuvimos momentos buenos, malos, mejores o peores, pero en general se fueron logrando resultados, que son los que te dan confianza.

-¿Ya se nota tu mano?

-El trabajo de cualquier cuerpo técnico lleva tiempo, nadie hace magia. Y es lógico que los progresos se vean de a poco, no de hoy para mañana.

-¿Necesitaron trabajar mucho en lo anímico?

-Nosotros no pensábamos que iban a estar tan tristes. Tampoco pretendíamos que estuvieran rebien porque habían terminado últimos, pero no creíamos que nos iba a costar. Ahora tenemos que mejorar en lo futbolístico.

-¿Y qué fue lo bueno que te encontraste?

-Que hay muy buenos jugadores. Paran la pelota y les queda al ladito.

-¿Qué cambió del verano que parecía una extensión del 08 y el arranque del torneo y la Copa?

-Puede ser el dibujo. Oscar se siente muy cómodo jugando solo; Augusto, por adentro en vez de tan por afuera; y Dieguito entre los volantes y delanteros en vez de wing como en Mar del Plata o en Mendoza. Se encontraron con lo que hacían en Inferiores.

-¿Te molesta que se critique el nivel del equipo?

-No. Nadie sabe mejor que nosotros si jugamos bien o mal. Cuando llegamos a River notamos todo mala onda y en la conferencia del domingo, escuché una pregunta, otra y otra, y todo era mierda. Cuando otro equipo gana, no importa cuál, se dice que aparecieron los líderes, las individualidades, el oficio, que está acostumbrado a ganar en las difíciles...

-¿Hablás de...

-(Interrumpe) No, no lo digo por ninguno en especial.

-Por Boca, ¿no?

-No, porque no me gusta que ellos hablen de River. Es por respeto.

-¿Entonces, cómo tomaste lo que dijo Ischia?

-No tengo por qué contestar. Es la opinión de él, tendrá los motivos para decirlo. Lo que dice él, allá con su... pelada (se ríe).

-Lo justificó en que tiene mejor plantel, jugadores con otra personalidad...

-Lo que dice Ischia, problema de Ischia, salvo que diga "Gorosito es un hijo de puta". Entonces sí le voy a responder, pero no a través de ustedes.

-De 1 a 10, ¿hoy en cuánto está River?

-Es muy difícil marcar un parámetro. Uno no juega bien cuando quiere sino cuando el rival lo permite. Banfield propuso un partido físico, nos cabecearon en el área, nos complicó Bertolo... Pero no hay un número para que te diga que estamos al 60%, al 40... El piso sabemos cuál es: el del año pasado. El techo no sé cuál puede ser.

-¿Pero estás conforme?

-Por el progreso, sí, pero todavía tenemos que mejorar muchas cosas.

-¿Cuáles ya mejoraron?

-En que entra Galmarini y juega bien, entra Archubi y juega bien, entra Barrado y juega bien, entra Fabbiani y juega muy bien. Eso genera confianza y mayor competencia interna.

-¿Hasta dónde puede llegar Fabbiani?

-El Tanque puede llegar hasta donde quiera... Hasta los restaurantes de Puerto Madero, seguro, je, je. Tiene condiciones de crack y una cosa que no se compra: carisma. Vos podés hacer 15 mil goles y si no tenés carisma... El hace 15 y la gente enloquece.

-¿Es el nuevo ídolo?

-Tiene un ángel especial, pero necesita ponerse bien. Y no por mí, por él. Con esto le alcanza y le sobra para jugar, pero lo quiero y le tengo que exigir más porque puede darlo.

-¿Cómo se maneja al Fabbiani ultramediático?

-Mientras venga se entrene después, tiene la libertad de hacer lo que quiera.

-Te va a sacar canas verdes. Le decís que mire un partido de la Copa y se va al Lawn Tennis...

-Pero, bueno... Todos cometemos errores y él no deja de tener 25 años. Hay veces que dicen: "Eh, si éste va a Esperanto". Y si no va a Esperanto ahora, ¿cuándo va a ir? Después dicen: "Eh, sale con pibas". Y si no salen con pibas, ¿con quién querés que salga? Es normal. Me parece perfecto que le gusten las minas. En la vida hay tiempo para todo. Lo más difícil es encontrar el equilibrio. Si a los 20 no vas a bailar, no salís, no te tomás una cerveza, ¿cuándo lo vas a hacer? Después, cuando tengas 50 y estés casado, vas a querer hacer lo que no hiciste a los 20.

-¿No se te puede ir de las manos?

-No, es lógico que salgan a divertirse dentro de un equilibrio. Ahí está su responsabilidad. Por eso yo les digo que con tranquilidad se puede hacer todo. Ahora, si vas con una mina y te subís al Obelisco...

-¿Le pediste que bajara la exposición mediática?

-No en particular. Fue en general: pedí tranquilidad, no creernos que salimos campeones del mundo. Ganamos, estamos primeros, pero hay que tener los pies sobre la tierra.

-¿Va a ser titular o es un gran suplente?

-Ojalá que el Tanque sea titular. Sería extraordinario si el rendimiento que tiene lo aguanta 70 ó 90 minutos.

-¿Es un mérito estar llevándolo de a poco?

-Es que si lo hubiésemos puesto por ansiedad, seguro se habría lesionado.

-¿Y Gallardo? ¿Es él o Buonanotte?

-Habrá momentos en que puedan jugar juntos y otros que no. Después, es como todo: si ganás, no hay problemas. Si perdés o empatás, dirán que el equipo queda descompensado.

-¿Qué te seduce más: la Copa o el campeonato?

-En River sería una falta de respeto decir de antemano voy a apuntar a una cosa sola. ¿Y si te quedás sin nada? No se le puede decir a la gente que vamos por la Copa y que al torneo lo vamos a jugar por jugar.

-¿Cuál es el mejor equipo de la Argentina?

-Es difícil elegir uno. Estudiantes está bien armado y tiene a Verón, que te da un plus, es diferente. San Lorenzo tiene un muy buen plantel y cuerpo técnico. Boca también tiene buenos jugadores. El campeonato debiera estar entre ellos.

-¿Y River? ¿Lo ves en ese grupo en unos meses?

-Dios quiera que sí, ¿pero sabés lo que falta? Faltan los equipos que no pelean nada, a los que les llega la valija. Estamos viendo quiénes serán candidatos.

-O sea, falta para que le digas a un amigo "vení, pagá la entrada para ver a mi River".

-No sé si falta. Si jugamos como contra Colón, me gustaría que vengan todos mis amigos. Si lo hicimos es porque lo podemos hacer. La forma correcta es ésa. Vamos tranquilos, mejorando. Ganamos en Rosario, una cancha difícil, se ganó sin jugar bien contra Banfield... Estamos arriba y tenemos que morir para no bajar de ahí.

-Con Colón jugaron bien y fue 2-2. Con Banfield no jugar bien y ganaron...

-(Interrumpe). No se jugó bien como contra Colón, pero tampoco mal. Fue más o menos, regular.

-Ok. Pero en este momento, ¿sirve más ganar que jugar bien?

-Siempre es importante ganar. Pero es viejo: si jugás bien vas a tener más posibilidades de ganar.

-¿Hoy necesitan ganar sin importar cómo?

-Importa es jugar bien y ganar. Pero si no jugás bien, hay que ganar igual... Para mí la forma importa.

-Vos dijiste que los que ganan como River el domingo después dicen que tienen mística, caudillos... Te faltó decir suerte. ¿Ustedes la tienen?

-El domingo hubo dos o tres jugadas que erraron el gol, seguro. Nos podrían haber empatado cuando íbamos 1-0. Igual, a la suerte hay que dejarle el mínimo, pero tiene que existir. Una vez le preguntaron a De Vicenzo qué suerte tenía porque había ganado un torneo y respondió: "Mientras más entreno, más suerte tengo".

-Bueno, pero no por entrenar los árbitros se comen un offside o no dejan claro si un tiro libre es directo o indirecto.

-Bueno, pero no creo tanto en la suerte. Siempre se dice "éste tiene un culo impresionante", pero alguna virtud debe haber. Suerte podés tener una vez, pero no 10 veces. Algo debés tener o transmitir.

-¿Vos ya transmitiste?

-No, tranquilo, tranquilo.

Comentá la nota