El extraño acuerdo entre punteros K y los barrabravas de Boca y de River

Los contactos y las cifras que se pagaron por la propaganda contra Clarín en el clásico del domingo.
El domingo, antes y durante el clásico entre Boca y River, tal como se informó ayer, barrabravas de las dos hinchadas desplegaron banderas con leyendas contra Clarín, siguiendo la línea indicada y financiada desde sectores vinculados al Gobierno.

Fuentes de los clubes, de las propias hinchadas y del ambiente político coincidieron en señalar que el operativo fue acordado entre dirigentes del kirchnerismo y los máximos líderes de las barras. Se trata de Mauro Martín, de Boca, que viene de cumplir 16 días de arresto por incidentes en otro estadio. Y de los llamados "Joe" y "Martín de Ezeiza", actuales cabezas de Los Borrachos del Tablón, la barra de River de oscura fama.

Las fuentes señalan al diputado Carlos Kunkel como el hombre relacionado directamente con Mauro Martín. Y a funcionarios cercanos al ministro Aníbal Fernández como contactos con los actuales caciques de la barra de River.

Algunos aseguran, incluso que el dinero que recibieron los jefes de esos grupos violentos fue abonado en una oficina de la Casa Rosada. Un abogado allegado a esos sujetos habría sido el intermediario. Se habla de 100.000 pesos para cada grupo, por hacerle propaganda el Gobierno en el clásico.

Los barras de River recibieron la bandera el domingo por la mañana. La cargaron en la camioneta azul en la que llevan sus trofeos a los estadios. Y entraron sin problemas a la Bombonera, como lo hacen en todas las canchas.

La barra de Boca ya tenía la bandera en la Bombonera, gracias a los contactos del kirchnerismo con las autoridades del club.

"El fútbol es una pasión no un curro" decía la bandera que mostró la barra de River. "Queremos fútbol gratis x TV", la de Boca. Esas consignas son parte de la artillería de argumentos con los que el Gobierno pretende justificar el impulso a una nueva Ley de Radiodifusión, que en verdad apunta a limitar la independencia de los medios y la posibilidad de elegir del público.

Además de la exhibición de banderas, el operativo incluyó el reparto de volantes al público que llegaba al estadio de Boca, con leyendas sobre el mismo tema. Esa tarea fue encomendada a activistas de la agrupación ultrakirchnerista La Cámpora, que responde a Máximo Kirchner, hijo de la Presidenta, pero que en la práctica sigue las indicaciones del diputado Kunkel.

Pero quienes conocen a los personajes de las barras, aseguran que en el reparto de panfletos también había no menos de una docena de miembros de la segunda línea de la barra de Boca, haciéndose pasar por militantes políticos. Habrían cobrado 200 pesos cada uno por ese trabajo.

Durante la semana previa al clásico, con "Joe" y "Martín de Ezeiza" se habría puesto en contacto un supuesto puntero de La Campora, que les ofreció el negocio. Y les explicó que había que mostrar la bandera antes del partido y en el entretiempo, tal como se había acordado también con la gente de Boca.

Consultado ayer por Clarín, el titular de River, José María Aguilar, dijo: "El tema de las banderas es algo independiente al club. El club no se mete en eso de ninguna manera. Yo vi el partido por televisión y me enteré de las mismas un largo rato después de la finalización del mismo, porque me lo preguntó un periodista".

Por su parte el presidente de Boca, Jorge Amor Ameal, al ser requerido por Clarín dijo: "No vi la bandera en la cancha y me enteré cuando leí el diario. La deben haber entrado como la de River. Pero es un tema que no tengo nada que ver".

Comentá la nota