Los extranjeros podrían votar en las elecciones presidenciales

Es un proyecto que impulsaría el Gobierno que busca aumentar su caudal electoral.
Para aprovechar la hegemonía parlamentaria que tendrá hasta el 10 de diciembre, esta semana el Ejecutivo enviará al Congreso los proyectos de reforma política y de suspensión por un año de la llamada "ley Cerrojo" para permitir la reapertura del canje de la deuda en default. Con una novedad: el oficialismo también prepara una iniciativa para habilitar el voto de los extranjeros en las próximas presidenciales.

El kirchnerismo tomó como base un proyecto de Hugo Prieto y Gustavo Serebrinsky, aliados del bloque de la Concertación, para modificar el Código Electoral Nacional y permitir el voto de extranjeros con residencia mayor a dos años. Todavía faltaba definir si estará incluido en la reforma política o si avanzará por separado.

La iniciativa ya generó reacciones ambivalentes. Algunos admitieron que se trataría de una medida positiva, incluso desde la oposición, si no fuera porque se inscribiría en un nuevo intento del kirchnerismo en avanzar en la acumulación de poder. En este caso, para tratar de asegurarse el voto a su favor de los inmigrantes de bajos recursos que forman parte de la red de clientelismo a través de los planes sociales repartidos por el Gobierno. Otra iniciativa cuestionada desde su nacimiento, por remitir en forma directa a la obsesión de Néstor Kirchner de cara al 2011.

El proyecto, como se dijo, podría ser armado como una ley independiente o ser parte de la reforma política. Esta última, anunció el ministro del Interior Florencio Randazzo, será girada esta semana al Congreso. El funcionario puso plazos a su tratamiento: dijo que esperaba que fuera aprobada antes del 10 de diciembre.

El proyecto de reforma política que enviará el Ejecutivo, según ha trascendido, girará alrededor de un punto central: las internas abiertas y obligatorias para elegir los candidatos presidenciales. Otras medidas ponen trabas a las fuerzas políticas más chicas, dando así impulso al bipartidismo.

El lunes, según anunció el ministro de Economía, entrará al Congreso otra ley, la de reapertura del canje de la deuda. Esa suspensión de la "ley Cerrojo" ya promete traer un fuerte debate (ver pág. 12).

Esta semana, a su vez, habrá sesión en las dos Cámaras. El Senado tratará la modificación de la ley de Responsabilidad Fiscal (suspenderá el tope de endeudamiento para las provincias) y la ratificación del decreto 527/05, que prorrogó las licencias a los medios y ya fue convalidado por la Cámara Baja en 2007. En Diputados será el turno del proyecto que grava los productos electrónicos fabricados fuera de Tierra del Fuego (el Senado lo modificó), la despenalización de las calumnias e injurias y la reglamentación de los procedimientos para realizar estudios de ADN.

Para la semana siguiente quedará el Presupuesto 2010 y la prórroga de impuestos en el Senado (ya fueron aprobados en Diputados, sin cambios sobre el proyecto oficial), y la Ley de Glaciares y otras iniciativas en la Cámara Baja. El oficialismo no descarta impulsar su proyecto de asistencia a la pobreza (ver pág., 16) antes de diciembre.

Comentá la nota