Una extraña coincidencia de apellidos

La seguidilla de robos en el barrio cerrado Santa Bárbara se sumó al brutal homicidio de Santiago Urbani, ocurrido hace diez días en Tigre.
Como una extraña casualidad, una de las víctimas asaltadas tiene el mismo apellido que el joven de 19 años asesinado de un escopetazo.

Otras de las familias asaltadas en el country tendría el mismo apellido que el fiscal que investiga el asesinato de Urbani, Iribarren.

Anoche, fuentes cercanas al intendente de Tigre, Sergio Massa, relativizaron las supuestas coincidencias, y dijeron: "Sólo son eso, coincidencias".

Aseguraron los informantes que no existe relación alguna de parentesco entre la familia Urbani asaltada en Santa Bárbara y el joven asesinado días atrás.

Por otra parte, tampoco había vínculos entre la familia Iribarren, que sufrió el atraco de su vivienda en el country, y el apellido del fiscal que investiga el caso de Urbani.

Desde el municipio informaron que anoche el intendente Massa estaba en un encuentro en el que se abordaba el desarrollo del Delta y no había participado de una reunión para atender los problemas de inseguridad en el distrito.

Mientras la policía buscaba a los ladrones que protagonizaron los últimos robos en el citado barrio cerrado, en el country parecía haber un aumento del control sobre los automóviles que salían.

Cada auto que salía era revisado por personal de la empresa de seguridad privada Securitas Argentina, que desde hace dos meses tiene a su cargo la vigilancia del lugar.

Exigentes

"Hoy [por ayer] vigilan demasiado porque ocurrió el robo, pero no todos los días son así de exigentes", explicó a LA NACION una vecina del barrio cerrado, quien prefirió no identificarse.

Algunos vecinos, según pudo saber este diario, ya instalaron alarmas como método preventivo ante los reiterados hechos que sucedieron en el barrio cerrado.

"Nosotros estamos evaluando qué hacer. Estamos preocupados por todo lo que sucedió en este último tiempo", sostuvo una mujer cuando salía del country.

Comentá la nota