Extenso debate entre el oficialismo y la oposición

Las normas fueron aprobadas en primera lectura por mayoría. La Democracia Cristiana cuestionó el exceso de funcionarios y las estructuras burocráticas
Entre los "simplemente para decir una cosa..." y "voy a ser breve" transcurrió más de una hora de debate, ayer en el recinto legislativo, en torno al Presupuesto 2010 que terminó aprobado en primera lectura por mayoría.

A pesar de los esfuerzos realizados por los concejales para acortar el tiempo, las clases de "esgrima verbal" alargaron una sesión que comenzó noventa minutos después de la hora fijada (el mediodía) y concluyó varios metros después de la siesta.

La primera en tomar la palabra fue la concejala del Frente Unión por Córdoba- Partido Justicialista, Daniela Lucarelli.

Con una explicación técnica sobre los 236 millones previstos para recursos y gastos en 2010, Lucarelli destacó los "logros" del Gobierno de Eduardo Accastello y puso énfasis en las partidas previstas para Salud, Desarrollo Humano, Obras Públicas, Descentralización Territorial, Seguridad y Empleo.

"La eficiencia de un Estado no se mide en cuanto al gasto. Lo que valen son los resultados", destacó Lucarelli.

Al mismo tiempo, la contadora oficialista habló de "los pequeños ajustes" que hicieron en la Tarifaria (con un incremento del 20% en algunas tasas y en mínimos) precisando que la variación es "coherente a la realidad que vivimos".

En el recinto repitió que en la Tasa de Servicios a la Propiedad la zona primera tendría un aumento de $6,70 y la séptima $0,42.

@El que se quema con leche...

"El que se quema con leche ve la vaca y llora...", debe haber pensado el radical Miguel Zandrino que ya la pasó mal el año pasado cuando descubrió que habían acompañado un aumento impositivo que derivó en un cambio de zonificación y cedulones que le quitaron la respiración a más de un vecino. Esta vez, la Tarifaria no contó con su voto. Sin embargo, acompañó el Presupuesto en la primera lectura, excepto en los artículos sexto y séptimo del texto. A su entender, uno de los puntos rechazados por el edil del Frente Cívico y Social contenía "una delegación de poderes" al Ejecutivo, lo que luego fue refutado por Lucarelli.

@Superpoblación de funcionarios

El debate adquirió calor cuando el edil de la Democracia Cristiana Ricardo Pereyra adelantó (tal como anunciáramos en EL DIARIO) el voto negativo de la bancada a las dos normas.

"Tomando las expresiones del señor intendente (Eduardo Accastello) remarcando su política de descentralización que apunta a desburocratizar... vemos que esto no está plasmado en el proyecto de Presupuesto."

Fue el comienzo de la oratoria de Pereyra que cimentó el rechazo al cuadro de recursos en la "superpoblación de funcionarios públicos y áreas".

"Es una constante de este Gobierno la superpoblación de funcionarios y la creación de áreas que superponen funciones con otras. Ni Córdoba, ni Río Cuarto (dos intendencias aliadas de Accastello) tienen tantas secretarías, subsecretarías, institutos o entes como Villa María."

Bajo esta consigna, el representante de la primera minoría puso el dedo sobre el Instituto Municipal de Inversión que preside José Carignano (un hombre que compartió el mismo espacio político que Pereyra antes de ser funcionario accastellista). "¿La función del Instituto Municipal de Inversión no podía haber sido realizada por la Secretaría de Desarrollo Urbano? ¿Es necesario que cada MuniCerca tenga un funcionario en la Dirección. No pueden realizar la tarea los trabajadores de planta permanente garantizando así la carrera administrativa?"

Pereyra habló del dinero asignado a la Auditoría, Oficina de Atención al Vecino, Ente de Control de Servicios Públicos y en este sentido dio a entender, a través de un relato sobre las peripecias de un vecino, que cumplen similares funciones sin darle resultados a los ciudadanos.

La Tarifaria, también, estuvo bajo la lupa de la bancada integrada por Pereyra, Rosa Cámpora y Alejandro Balanza. "La alícuota no se movió, pero se incrementan los topes fijos, no se puede debilitar más las arcas de los vecinos, de esta manera no se colabora con la redistribución del ingreso que tanto pregona este Gobierno."

@"En nombre de la coherencia..."

Después del fundamento opositor, llegó el turno del concejal del bloque escindido del Frente Cívico Carlos Andrada.

El edil adelantó su voto afirmativo para la primera lectura de las dos normas: Presupuesto y Tarifaria 2010.

"En la coherencia que uno trata de sostener, voy una vez más a habilitar el camino para que desde esta primera lectura podamos ser oído de los vecinos en la Audiencia Pública y no arrogarme el derecho de la representación absolutista negando la posibilidad de expresión al vecino."

Andrada aclaró: "Mi voto positivo está basado en mi conciencia, en mi compromiso y en mi responsabilidad de representación". "Gozo de autonomía y no soy presionado por ningún aparato."

@Palabras van, palabras vienen

Después del discurso del kirchnerista Andrada llegaron los trucos y retrucos.

"No me importa el organigrama de Córdoba, mucho más me gustaría que exhibiera resultados. Nosotros sí podemos hablar de resultados", dijo Lucarelli. "Evaluar montos de gastos equivale a la vieja concepción de la política. ¿Hasta cuándo vamos a medir lo que se gasta?

"Me gustaría que alguna vez un concejal justicialista reconociera errores", replicó Pereyra.

El debate, en este punto, se transformó en un ir y venir de palabras, de pases de facturas y de chicanas. "Hay presidentes de institutos que se crearon para ellos porque no tenían un lugar en la lista de concejales para darles", remató Pereyra destacando que "burocracia es sinónimo de ineficiencia".

Pereyra, Lucarelli, Escamilla, De Falco y Capurro fueron parte de una seguidilla de estocadas.

El Presupuesto salió por mayoría, excepto el de la Escuela Granja que se votó por unanimidad. La Tarifaria también se aprobó en primera lectura con ocho votos a favor y cuatro en contra. Para el final quedó el pavimento de barrio Palermo (ver recuadro). El debate expiró.

@Espada, sable y florete...

* Lo dijo Carlos Andrada en el recinto. "He roto con sectores que decían ser de representación, los líderes míos son los compañeros que me acompañan. Hay una referencia de la UCR provincial que todavía no pudo explicar los 21 muertos de Plaza de Mayo. Me refiero a (Oscar) Aguad.

Y... Raúl Costa es parte del Gobierno más corrupto de la historia."

* Le respondió Ricardo Pereyra. "Yo no he roto con ningún compañero... en realidad no es mi estilo romper... subo tranquilo los cinco escalones todos los días para entrar al Concejo... pero si llegara el día que rompa con el compañero (Costa) lo primero que hago es no quedarme sentado en la banca..."

* Habló Miguel Zandrino. "Me sorprende que el concejal Andrada diga eso de la UCR, ya que llegó a la banca que ocupa en alianza con la UCR hace dos años. ¿En ese momento no le preocupaban los muertos de Plaza de Mayo." (Lo dijo a EL DIARIO.)

@La mano en la trampa

En un momento dado de la sesión los ediles de la Democracia Cristiana metieron "la mano en la trampa". El bloque no firmó el Despacho de la Comisión de Acuerdos relacionado con el Presupuesto del Instituto Municipal de Inversión.

No obstante, cuando el presidente del cuerpo legislativo Javier Suppo, llamó a votar por el punto Nº 6 del Orden del Día encontró a los concejales distraídos, levantando la mano y bajó el martillo con la frase "aprobado por unanimidad".

Inmediatamente, la expresión de picardía se reflejó en las caras de los concejales oficialistas "más cancheros", José Escamilla y Carlos De Falco. "Nosotros no firmamos el Despacho y además no tenía por qué estar en el Orden del Día", dijo Pereyra al finalizar la sesión.

Comentá la nota