Extenderían las licencias por la gripe A

Los grupos de riesgo seguirían sin ir al trabajo por una o dos semanas
El Gobierno evalúa extender la licencia laboral preventiva otorgada hasta este viernes a las embarazadas y al resto de las personas inmunodeprimidas ante la epidemia de gripe A, al margen de que en estos días se están reanudando en forma paulatina numerosas actividades sociales.

La ampliación del aislamiento de aquellos grupos de riesgo (que incluye pacientes oncológicos y diabéticos, entre otros) sería, según el distrito, por el término de una o dos semanas.

"Yo sería de la opinión de extender la licencia porque puede haber otra ola de contagios; lo vamos a evaluar en los próximos días", dijo a La Nacion el ministro de Salud porteño, Jorge Lemus.

Los expertos que asesoran al Gobierno también recomiendan prorrogar las licencias sanitarias, dado que se teme un rebrote epidémico en el área metropolitana, donde aún no pasó el pico de la enfermedad, y que se está registrando una alta circulación del virus A H1N1 en otros grandes centros urbanos del país.

No obstante, la vida social va recuperando de a poco su ritmo: pasado mañana, los teatros privados porteños retomarán su agenda tras 10 días de receso (sobre lo que se informa en la sección Espectáculos); el viernes reabrirán las salas y los centros culturales que dependen del gobierno de la ciudad, y los shoppings y los restaurantes están mostrando una concurrencia cercana a la normal.

"La circulación viral ha disminuido fuertemente, pero eso no significa que tenemos que dejar de lado el autoaislamiento", advirtió Lemus, en referencia al área metropolitana.

Sin embargo, en Quilmes y en San Miguel, dos de los municipios que habían adoptado fuertes medidas restrictivas, los locales nocturnos y los comercios retomaron su actividad, y los casinos también anunciaron su reapertura en Mar del Plata, Tandil, Melincué, Santa Fe y Victoria.

Mientras tanto, en Corrientes, unos 2500 peregrinos iniciaron ayer la tradicional procesión al santuario de la Virgen de Itatí, pese a la advertencia del Arzobispado de esa provincia, que recomendó no efectuarla este año.

Incluso, los gobiernos de Jujuy y de Entre Ríos decidieron levantar las prohibiciones que pesaban sobre los lugares de concurrencia masiva al considerar que la emergencia sanitaria "ya está controlada".

No es esa la opinión de las autoridades sanitarias en el área metropolitana. El ministro de Salud bonaerense, Claudio Zin, dijo ayer que podría haber "un ligero repunte" de casos la semana próxima y aclaró que el pronóstico es incierto porque se trata de un virus nuevo que no tiene "historia de circulación en el mundo".

"Todavía no evaluamos si extender o no la licencia a los grupos de riesgo, pero creemos que fue una medida efectiva y no vamos a dudar si tuviéramos que prorrogarla", expresó el jefe de epidemiología de la provincia de Buenos Aires, Mario Massana Wilson.

A través de la resolución 471, firmada por el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, que comenzó a regir a partir del 3 del actual, las embarazadas y las personas con enfermedades que provocan inmunodepresión o patologías cardíacas crónicas, diabetes y afecciones respiratorias fueron autorizadas a no concurrir a sus trabajos durante 15 días con goce de sueldo. Esto deparó trastornos en las empresas.

En el país hay unas 500.000 embarazadas, que son uno de los grupos de mayor riesgo ante la epidemia del virus H1N1. La ampliación de las licencias ocuparía una o dos semanas más, aunque variaría según la situación sanitaria de cada distrito.

En tanto, el ministro de Salud de la Nación, Juan Manzur, estuvo reunido ayer en dos oportunidades con la presidenta Cristina Kirchner para analizar la situación por la gripe A y para presentarle un plan de contingencia contra el dengue. Dos muestras de cepas del virus H1N1 fueron enviadas a los Estados Unidos para evaluar si es la misma que circula en ese país y en México. El temor es que haya mutado.

Brotes en el interior

Mientras que en la Capital y el conurbano la cantidad de afectados se estabilizó, en Santa Fe la ola de contagios causa una gran inquietud en el sistema de salud. Las autoridades sanitarias provinciales informaron que hay unos 21.000 pacientes diagnosticados con gripe A y 34 fallecidos. La red de salud ya se encuentra al límite de su capacidad operativa.

"Es un punto de máxima tensión", afirmó ayer la viceministra de Salud, Débora Ferrandini, antes de aclarar que, aun así, no existe riesgo de que alguien se quede sin cuidados intensivos, porque se están adicionando camas a medida que crece la demanda. Los expertos del comité epidemiológico asesor del Ministerio de Salud habían advertido que la ola de contagios podría trasladarse en estos días a ciudades del interior. Rosario es la urbe más afectada en Santa Fe, con el 40% de los pacientes, en su mayoría jóvenes.

A todo esto, un relevamiento realizado por la encuestadora Diagrama sobre un total de 600 hogares porteños arrojó que la mitad de los consultados piensa que el Gobierno está manejando "mal" o "muy mal" la epidemia.

Comentá la nota