Extenderán el servicio de cloacas a toda la ciudad

El gobernador Hermes Binner y el intendente Miguel Lifschitz firmaron ayer el convenio que permitirá extender el servicio de cloacas a todo Rosario.
Una ambiciosa obra de saneamiento ambiental largamente esperada por el 35 por ciento de la ciudad que aún carece de ese beneficio.

El Programa Solidario e Integrador de Desagües Cloacales prevé extender el servicio a la totalidad de Rosario y la ciudad de Santa Fe, además de sus respectivos conurbanos.

Binner consideró que "es uno de los puntos fundamentales para construir una sociedad con mayor igualdad".

Lifschitz habló de "un programa ordenado, estudiado, factible técnica y económicamente y que marca un horizonte claro respecto del saneamiento de la ciudad".

El objetivo es encarar obras de expansión de desagües cloacales en 56 barrios rosarinos a través de la cooperación de los gobiernos provincial y municipal.

El plan contempla diez etapas y la construcción de dos plantas depuradoras de líquidos cloacales ensambladas (zonas sur y norte), que beneficiarán a 1.150.000 y 100.000 habitantes, respectivamente.

Los trabajos se realizarán en los sectores más vulnerables mediante un régimen solidario y equitativo y el accionar conjunto entre el municipio y Aguas Santafesinas SA (Assa).

La provincia, a través de Assa, proveerá los materiales o su valor equivalente y la Municipalidad mediante recursos del fondo de desagües u otras fuentes.

Los frentistas beneficiarios aportarán lo suyo mediante el mecanismo de contribución por mejoras. Y los usuarios harán lo propio a través de un fondo a crearse sobre la tarifa del servicio, con gestión a cargo de Assa.

También habrá gestiones conjuntas para obtener financiamiento ante el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (Birf-Banco Mundial), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (Enohsa), entre otros.

Los municipios asumirán por sí o por terceros la ejecución de las obras, incluidas las licitaciones y el seguimiento de los respectivos contratos y el pago de certificaciones.

Assa actuará como agente de retención de los fondos especiales. Y otorgará una exención tarifaria del ciento por ciento durante 18 bimestres (3 años) a partir de la habilitación del servicio como compensación.

A su vez, los municipios reconocerán los "casos sociales" de acuerdo con las disposiciones vigentes.

Comentá la nota