Expropiaciones, un "giro a la izquierda" legislativa

Los diputados neuquinos convirtieron en Ley las expropiaciones de Zanon y de las tierras (336 hectáreas) de Senillosa. Los más fervientes impulsores fueron los representantes de la centro izquierda, minoría parlamentaria que en esta ocasión jugó a favor de un MPN más "progre".
La Legislatura neuquina sancionó este jueves dos leyes de expropiación, que estaban aprobadas en general y que cumplieron con el trámite en particular, artículo por artículo, sin cambios respecto de los proyectos originales surgidos del trabajo de las comisiones.

Así, la fábrica de cerámicos FASINPAT (ex Zanon) y las 336 hectáreas de Senillosa, dejaron de pertenecer a sus propietarios originales y pasaron a ser propiedad (aunque resten trámites) de los operarios de la Cerámica, por un lado, y de un grupo de familias organizadas en microemprendimientos que trabajan la tierra, en el caso de Senillosa. La expropiación en el caso de las tierras de la localidad aledaña a Plottier tiene una espada de Damocles que la amenaza: una demanda de la firma Carpostas SA, que tiene fallo favorable en primera instancia.

Con estas leyes, el MPN completó un extraño giro a la izquierda en la Cámara, que queda en evidencia porque las mayores objeciones fueran hechas por sus propios socios políticos del peronismo ex menemista, e incluso por algunos de sus diputados (como el caso de Juan Gómez, del "bloque petrolero"); mientras que los defensores más entusiastas de ambas expropiaciones fue la centro izquierda, con apasionadas intervenciones de Soledad Martínez, Paula Sánchez y Rodolfo Canini.

No prosperó en la sesión de este jueves la iniciativa del bloque de la Concertación para crear una comisión "investigadora" sobre los créditos del IADEP que se otorgaron a bodegas de la zona de San Patricio del Chañar. Se necesitaban los dos tercios para que fuera tratada sobre tablas: como el MPN no lo concedió, el proyecto fue derivado a comisión.

Comentá la nota