La expropiación de canteras quedaría descartada del proyecto que en un mes ingresa al Senado

El senador Auza aseguró a NUEVA ERA que «una sola expropiación podría costarle a la Provincia más de 16 millones de dólares». De todas maneras, admitió que ese procedimiento podría llegar a materializarse, pero a través del Código Nacional Minero. La nueva legislación podría consagrar definitivamente que el control de la actividad minera quede en manos de la ciudad
«Efectivamente, el proyecto de expropiación ha caído definitivamente», aseguró el senador Néstor Auza: «la nueva propuesta ha sido consensuada con el gobernador Scioli y el intendente Lunghi ya ha sido notificado de esta decisión».

Las declaraciones del legislador marcarían un nuevo cambio de rumbo en las negociaciones que vendrían llevando adelante entre el Ejecutivo local y el Provincial, a fin de consensuar una legislación que prevea la posibilidad de expropiar a aquellas mineras incluidas en la denominada Poligonal, que desistan de la posibilidad de reconvertir su actividad hacia otros emprendimientos productivos.

«Durante el viaje que compartimos con Lunghi y Scioli desde Villa Gesell hasta Tandil durante la pasada semana, el Intendente fue comunicado del nuevo espíritu de la ley que ya ha sido consensuado no sólo con el Ejecutivo provincial, sino también con otros sectores políticos de la legislatura», aseguró Auza y definió: «la reacción de Lunghi fue muy buena».

«No puede haber expropiaciones a partir de una ley parcial como puede llegar a ser esta, cuando existe una ley marco que es el Código Nacional Minero, y que sí establece ese procedimiento para los casos de incumplimiento de la normativa vigente», detalló.

De la misma manera, el legislador aseguró que «una sola expropiación, de las tres ó cuatro que habría que llegar a hacer, le costarían a la Provincia 16 millones de dólares: estas cifras son imposibles de llevar adelante».

Actividad con control

El articulado de la nueva ley prevería, según el adelanto de Auza «un estricto control sobre la actividad de las canteras, pero que a partir de su sanción deberá quedar en manos de la propia ciudad de Tandil».

En ese sentido, más allá de ratificar su intención oficial de hacer prevalecer el concepto de «reconversión con producción», Auza aseguró que «es hora de que sea la ciudad la que se haga cargo de las canteras y por eso estamos proponiendo un esquema de control en el que participe además del Municipio, la UNICEN, la Asamblea Ciudadana, entre otras entidades que serán convocadas».

De todas maneras, Auza reiteró su postura respecto a que «hay que encontrar una relación equilibrada entre la explotación y la preservación del paisaje, por lo tanto entre economía y sociedad».

Un solo proyecto

Pese a que hasta el momento todo indicaba que la Legislatura terminaría debatiendo dos proyectos para la minería de Tandil -uno el consensuado entre Scioli y Lunghi, y que preveía la expropiación, y el otro de la mano de Auza- el legislador desmintió esa posibilidad.

«Nunca hubo dos proyectos: desde el principio hubo un proyecto que llegó al Senado y fue adquiriendo algunas modificaciones siempre consensuadas: ese será el proyecto que a mediados del mes próximo estaremos tratando los senadores».

Comentá la nota