Exportan tomates disecados de Jáchal a Estados Unidos y Brasil

El emprendimiento involucra al gobierno de San Juan, un municipio, 400 productores, una minera y una empresa exportadora. Prevén producir más de dos millones de kilos
Agachados y de espaldas al sol, hombres y mujeres acomodan, una por una, las mitades de tomates que durante tres o cuatro días se secarán bajo el ardiente sol sanjuanino. Las semillas deben quedar hacia arriba y la cáscara sobre las mallas metálicas y sobre piedras de canto rodado que de noche conservan el calor para terminar de extraer a los tomates su humedad. La escena ocurre en Jáchal, sobre un terreno de 3 hectáreas cedido por el municipio y en una planta procesadora que ayudaron a construir la minera Barrick, a través de su programa de Responsabilidad Social, y la exportadora Prune que se ocupa de comercializar los tomates. Promueve el proyecto la Secretaría de Agricultura de la provincia y la Asociación de Productores Agrícolas de Jáchal que nuclea a 400 emprendedores.

Por primera vez este año el norte sanjuanino, más dedicado a la minería y a la producción de cebolla, exportó tomates deshidratados, un producto típico de la zona de la ciudad capital.

Pequeños productores, minifundios familiares especialmente, se adaptaron a las demandas del mercado. El tomate disecado o deshidratado es un producto gourmet usado cada vez más frecuentemente en la alta gastronomía. En San Juan, en la zona de la capital, coincidían productores y procesadores que acaparaban el mercado.

El norte sanjuanino en cambio insistía con la producción de cebolla hasta que el sector público y el privado consensuaron un proyecto para intentar diversificar la economía local. El problema a resolver era el traslado de los tomates que encarecería lo producido. Por eso se decidió, según contó a El Cronista Luis Alessi, gerente de Prune, instalar una planta procesadora de manera de trasladar los tomates ya disecados, lo que reduce de 20 a 1 el volumen de los productos. "Allí se dedicaban al monocultivo, la cebolla, no les iba bien por precios y condiciones; habían experiencias de tomates con buenos rendimientos y calidad pero no había quién lo comprara", reconoció Alessi. Y agregó que a su empresa le interesó apoyar el proyecto impulsado por la minera Barrick porque "nos viene bien para crecer y porque allá hay mano de obra, buenas condiciones y buena calidad".

El emprendimiento da trabajo a unas 60 personas en forma directa y a muchas más en forma indirecta, tiene previsto procesar unos 2 millones de kilos de tomates procedentes de 52 hectáreas en los departamentos de Jáchal e Iglesia.

A principios de abril ya se realizó la primera exportación que partió con destino California, Estados Unidos, y Brasil.

Comentá la nota