Las exportaciones sufrieron la mayor caída en 27 años

Fueron en agosto un 40% inferiores a un año atrás; el superávit comercial se desplomó un 48%
Como efecto de la menor producción agrícola y de los récords obtenidos hace un año, las exportaciones argentinas sufrieron en agosto una caída del 40%, la más alta de los últimos 27 años. Hay que remontarse a septiembre de 1982 para encontrar un desplome de semejante o mayor magnitud (-47,3%) en las ventas al exterior. En el medio pasaron 322 meses con números mejores a los registrados esta vez por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

El derrumbe arrastró también al superávit comercial, que el mes último fue de US$ 1155 millones, un 48% menos que en agosto de 2008 (y la menor cifra de 2009, después de enero). Según los datos del informe sobre intercambio comercial argentino (ICA) difundido ayer, la Argentina exportó productos por 4401 millones e importó por 3246 millones. Al contrario de lo que proclama el Gobierno respecto de su programa económico, las importaciones esta vez cayeron menos que las exportaciones (37%, dos puntos menos que en el acumulado durante todo el año).

Medidas en cantidades, las exportaciones cayeron un 25%, mientras que los precios de los productos involucrados en el intercambio bajaron el 20%. Entre los productos que se vieron más afectados, figuran los cereales (-74%), las semillas y frutos oleaginosos (-57%), grasas y aceites (-59%), metales comunes y sus manufacturas (-49%) y carburantes (-65 por ciento).

"Prácticamente, la totalidad de los sub-rubros [de las manufacturas de origen agropecuario] experimentaron caídas, entre ellos harina de soja (-17%) y carnes (-34%), que hasta aquí habían mostrado mejoras respecto de 2008", destacó un informe de la consultora Abeceb.com, que dirige Dante Sica. Un factor importante que explica la histórica caída que sufrieron las exportaciones es la merma en la producción agropecuaria (la cosecha de soja fue un 31% menor) por la sequía y a la menor inversión de los productores como consecuencia de la insuficiencia de incentivos por parte del Gobierno.

Además, los datos conocidos ayer se comparan con agosto de 2008, mes en el que se concentró gran parte de las exportaciones de la cosecha gruesa de ese año, postergada por el conflicto entre el Gobierno y el campo que había comenzado en marzo. "Lo que viene cayendo más fuerte en las exportaciones es el agro. Recién vamos a notar una recuperación el año que viene porque lo que es la cosecha de trigo y maíz ya está jugada", sostuvo el economista Ricardo Castiglioni, de CyT Asesores Económicos. "Todo lo que es soja, que puede ayudar a levantar, lo vamos a ver el año entrante. Seguramente va a ayudar a sostener el saldo comercial y los ingresos fiscales del Gobierno", añadió. Un análisis similar formuló Fausto Spotorno, de la consultora de Orlando Ferreres, quien destacó: "Para que la Argentina pueda aprovechar la recuperación de los precios internacionales, primero hay que tener volumen para exportar, que es lo que hoy no hay".

Superávit récord

Pese a la fuerte caída en el superávit comercial en agosto, todo indica que el año cerrará con un récord en este rubro. De hecho, así lo anticipó el mes pasado la presidenta Cristina Kirchner, que ha reiterado en varias ocasiones que este saldo es una de las fortalezas de la economía argentina. En los ocho primeros meses, la Argentina registra un saldo de US$ 12.332 millones, apenas 266 millones menos que lo acumulado durante los 12 meses de 2008.

Según Mauricio Claverí, analista de Abeceb.com, "seguramente va a haber récord en el superávit comercial, que va a terminar entre 3000 y 4000 millones de dólares por encima de la cifra de 2008, pero a partir de ahora va a crecer mucho menos". La robustez del superávit tiene una de sus explicaciones en la caída de las importaciones, que se ha mantenido pareja, cercana al 40%, a lo largo de lo que va del año. Aquí incide, además de la caída de la demanda interna, las medidas implementadas por el Gobierno para proteger la industria local, que restringen las importaciones, como las licencias no automáticas o los procesos antidumping.

"En la caída de importaciones es difícil separar lo que es por menor demanda y lo que es por impacto de esas medidas -indicó Claverí-. Pero hay un impacto fuerte de las medidas de restricción a las importaciones, que inciden más sobre los bienes de consumo, aunque también hay medidas no escritas, como la obligación de exportar a las empresas que quieran importar, que terminan incidiendo en rubros como bienes de capital o intermedios."

El rubro que más incidió en la caída de las compras al exterior fueron los bienes intermedios, por menores compras de porotos de soja, minerales de hierro, glifosato y fosfatos. Luego se ubicaron las importaciones de maquinaria, como celulares, tractores, cosechadoras, camiones, chasis y monitores para computadoras.

China se aleja como socio comercial

* China, el país más afectado por las medidas que restringen las importaciones como parte de la política de protección a la industria local, fue también uno de los que registraron las mayores caídas en el intercambio comercial con la Argentina. Así, por medio de medidas como las licencias no automáticas o procesos antidumping, el Gobierno logró el mes pasado reducir un 52% (a US$ 339 millones) las compras argentinas de mercadería proveniente del gigante asiático. Pero también las ventas a China sufrieron un fuerte desplome por la menor cosecha de soja: 57% menos que en agosto de 2008 (a 422 millones).

Comentá la nota