Exportaciones y planta, las garantías del crédito a GM

El crédito de 70 millones de dólares otorgado por la Administración Nacional de Seguridad Social (Ansés) a la General Motors para financiar el 60 por ciento de la inversión destinada al desarrollo de un nuevo modelo en la planta de Alvear inaugura el programa de créditos al sector automotor que instrumentará el organismo.
Según explicó la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, el préstamo se firmó en condiciones que garantizan una adecuada rentabilidad a la Ansés. Explicó que se devolverá en 120 cuotas a una tasa Badlar más 600 puntos básicos y cuenta como garantía hipotecaria la propia planta de la automotriz en Alvear y una prenda flotante de 15 mil vehículos.

Como contrapartida, la firma se compromete a mantener los puestos de trabajo y a trabajar con proveedores nacionales para la producción del nuevo vehículo.

En conferencia de prensa, el presidente de GM, Edgar Lourencon, dijo que el crédito es a cuatro años y que la garantía primaria es el flujo de exportaciones del nuevo auto, que producirá en un 80 por ciento para el mercado externo, principalmente Brasil. Como respaldo secundario está la planta de Alvear y las unidades contempladas en el nuevo proyecto que se destinen al mercado interno.

De todos modos, consideró casi una ficción la posibilidad de que los activos secundarios entren en juego. Esto es porque el valor de exportaciones anuales que estima la automotriz en el caso del nuevo modelo es de 600 millones de dólares, diez veces más que el préstamo otorgado.

Lourencon explicó que la entrada de la Ansés en el proyecto permitió mantener el ritmo de desarrollo del proyecto Viva en los plazos establecidos hace un año y medio, cuando se decidió avanzar en el mismo. Descartó, en ese sentido, que el financiamiento estatal reemplace a alguna fuente financiera caída, sea de un banco o de fondos de la casa matriz, ahora en problemas.

El proyecto, que involucra una inversión de 500 millones de pesos, "se viene financiando con recursos propios de la filial argentina", explicó. Y aseguró que el crédito firmado por Cristina permitirá apalancar nuevas inversiones relacionadas con el Viva. Esto es, el desarrollo de alternativas al modelo básico, que se lanzará en el último trimestre del año, y que demandarán desembolsos adicionales al monto original.

En ese futuro no tan lejano, una nueva inversión reducirá "la participación de la Ansés en el financiamiento del proyecto, que actualmente es del 58 por ciento".

Intermedio. Lourencon que el nuevo modelo de la automotriz, cuyo nombre se mantiene en secreto será un hatchback de cinco puertas para el "segmento intermedio del mercado".

Relativizó además la obligación de incorporar un 100 por ciento de componentes fabricados en el país al vehículo, como condición para acceder al financiamiento de la Ansés. Dijo que si bien es una meta que la compañía trata de cumplir todos los días, hoy por hoy sería imposible por el nivel de tecnología que se requiere. "El compromiso es seguir avanzando en la incorporación de proveedores locales pero el gobierno no nos obliga a comprar a fabricantes locales en cualquier condición", señaló.

Comentá la nota