Las exportaciones de alimentos cayeron un tercio el año pasado

La merma equivale a US$ 8.000 millones. Los granos fueron los más perjudicados.
En 2009, la Argentina exportó 20 millones de toneladas menos de alimentos que el año anterior. Las agroexportaciones fueron de sólo 42,6 millones de toneladas, contra las 62,4 millones embarcadas en 2008. La sequía, la pelea oficial con el campo y la crisis externa hicieron mella en el principal negocio que tiene el país. En el camino quedaron algo más de U$S 8.000 millones.

Los números son del Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Agroalimentaria (SENASA), que certifica todos los cargamentos provenientes del agro. Si se suman todos ellos surge un dato claro sobre los dólares aportados por los productores y la agroindustria a la economía. Fueron el año pasado US$ 19.832 millones. La caída respecto de 2008, cuando se exportó por US$ 28.099 millones, fue de casi 30 por ciento. La merma en los negocios, ya sea por la caída de la producción debido al clima o por la menor demanda extranjera, alcanzó a casi todos los grandes rubros. Pero se sintió más en la economía extensiva pampeana, responsable de aportar la mayor cantidad de divisas. Los embarques de cereales (trigo y maíz) cayeron 44% en volumen y 58% en valor. Los de porotos de soja, 62% en ambos casos. Esto, sin embargo, permitió mantener los niveles de exportación de los subproductos derivados de la oleaginosa. Fue esta actividad la que explicó prácticamente toda la debacle agroexportadora: los embarques de granos cayeron de US$ 20.300 millones a 12.700 millones.

Pero también bajó 20% el aporte de los despachos de frutas y hortalizas (de 1.829 millones a 1.470 millones), y muchas economías extrapampeanas sintieron el impacto. El limón de Tucumán, el ajo cuyano, las peras y manzanas de Río Negro y Neuquén, la apicultura, las pesquerías patagónicas y hasta el tanino producido a partir del quebracho chaqueño se cuentan entre ellas. En cambio, el tabaco, la yerba y el té, el azúcar, el arroz y las legumbres mantuvieron o aumentaron sus exportaciones.

Los envíos de productos de origen animal crecieron 10% en volumen, pero perdieron 6% en valor. Su aporte llegó a U$S 4.723 millones, gracias sobre todo al fuerte salto (de casi 70%) en los embarques de carne vacuna.

Comentá la nota