A un año de las explosiones, la incógnita es una pericia clave

Hoy se cumple el primer aniversario del estallido de un laboratorio en la Universidad Nacional de Río Cuarto, en el que murieron seis personas. Informe especial.
Río Cuarto. ¿Se derramó hexano por una falla humana, o fue por un desperfecto técnico? ¿Cómo estaba el sistema eléctrico de la planta donde se hacían los ensayos? ¿Comenzó el fuego en la autoclave? Estos son algunos de los interrogantes que permitirían responder las pericias técnicas realizadas por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (Inti) sobre la tragedia de la planta piloto de Ingeniería de la Universidad Nacional de Río Cuarto.

El Inti confirmó la culminación de los estudios. Pero informó que no se difundirán los resultados hasta que firmen sus conclusiones los peritos de parte, que ayer se reunieron para comenzar a analizar sus coincidencias y disidencias.

Hoy se cumple un año del peor siniestro en la historia de la Universidad Nacional de Río Cuarto (UNRC). Apenas pasadas las 10, hora del desastre, la comunidad educativa rendirá homenaje a las seis víctimas e inaugurará un monumento en su memoria. Está prevista también una misa, a las 12, en el aula mayor, organizada por la Federación Universitaria y la Pastoral Universitaria. El Rectorado adhirió a esta celebración.

En los últimos días, con profundo dolor y respeto fueron recordados los reconocidos docentes e investigadores fallecidos: Miguel Mattea (58), Gladys Baralla (52), Damián Cardarelli (43), Carlos Ravera (64), Lilian Giacomelli (42) y el estudiante Juan Politano (21).

"Las explosiones fueron un golpe fuerte para todos, inconscientemente todos tratamos de buscar un responsable, de tomar distancia, hasta las mismas autoridades dijeron que no sabían nada sobre el hexano; pero lo más sensato, hoy, es pensar con serenidad, para entender lo que ocurrió, juntarse para transformar el dolor en una acción razonable, para recuperar la confianza", evaluó Jorge Adaro, de la Asociación Gremial Docente.

La Asociación Gremial Docente, querellante en la causa, cifra sus expectativas en otra pericia que se hará en 2009, sobre las condiciones de seguridad e higiene de la planta. Según el abogado del gremio, Enrique Novo, tal dictamen puede dejar claras las responsabilidades institucionales por el siniestro.

Comentá la nota