Los expertos ven una etapa de "dinero fácil" en las finanzas

Los países que exportan materias primas podrían tener más opciones para conseguir créditos.
La Asamblea Anual del FMI termina hoy y deja una agenda de temas sobre la mesa, ideas sobre las que se debatió en los paneles y seminarios reunidos en Estambul. Surgieron una y otra vez en los debates y marcan cuál es el escenario económico mundial visto desde los organismos multilaterales, los bancos y los gobiernos.

1.¿El regreso del dinero fácil?

El tema más llamativo es la enorme disposición de los inversores de destinar dinero otra vez a los mercados emergentes de Asia y América latina. "La ambición mata al miedo", definió el ministro Amado Boudou. La razón: ahora los financistas apuestan a que sean esas economías, más dinámicas, exportadoras de materias primas mayormente, las que lideren la recuperación económica mundial. Es este flujo el que en los últimos días empuja al alza a los bonos argentinos. Y es también en este contexto que debe entenderse el ofrecimiento a Argentina, por parte de bancos y fondos, de créditos "ya" por hasta US$ 1.000 millones.

2. Cuándo termina la crisis.

La pregunta que rondó todos los encuentros fue: ¿la crisis ya se superó o puede haber una recaída de la economía mundial? "La recuperación está empezando, pero sigue siendo frágil", dijo en más de una ocasión Dominique Strauss Kahn. "Hay riesgo de que aumente el desempleo a nivel mundial, que crezca el proteccionismo de los países, y la economía mundial puede tener un retroceso", aseguró Robert Zoellick, presidente del Banco Mundial. Los analistas coinciden que el impulso de los fuertes planes de incentivo de los países ricos sostendrá el ritmo al menos hasta mediados del año próximo. La duda es qué pasará después.

3. El FMI ahora mira las reservas.

El FMI está buscando un nuevo rol en la economía mundial. Salió reforzado de la debacle financiera gracias al apoyo del G20, que lo estableció como supervisor del impacto de la crisis. Con ese contexto, el Fondo se propone ahora como "prestamista de última instancia". Esto es, sugiere a los países que no acumulen tantas reservas en sus Bancos Centrales, que las destinen a inversiones que dinamicen la economía. Y que si tuvieran una crisis, recurran a los recursos del FMU para enfrentarla. En el Gobierno argentino ven con simpatía la idea. Pero aclararon que el BCRA no disminuirá el monto de sus reservas. Pero, seguramente, el tema surgirá en los intercambios de opiniones que se realicen por la revisión del artículo 4.

4. Los votos, sin cambios.

Los países en desarrollo apostaban a que de esta Asamblea Anual surgiera un nuevo esquema de poder dentro del Fondo y del Banco Mundial. El tema fue debatido, y se anunciaron transferencias de alrededor del 3% de los votos del Banco Mundial y 5% de los del FMI, que cederían los países más grandes a favor de los más chicos. Pero que no se concretarán ahora, sino que se debatirán en la próxima Asamblea, en seis meses. "Es un tema complejo", esgrimen.

Comentá la nota